El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos aplicará, a partir del 18 de octubre de este año, una nueva política que permite al gobierno vigilar los perfiles de Twitter o Facebook de cualquier inmigrante y/o extranjero, lo que podría implicar una invasión a la privacidad e impedir la libertad de expresión de dicha población.

Con estas nuevas normas, el gobierno ampliará sus registros con información disponible públicamente en Internet, por lo cual se prevé que afectará incluso a quienes hayan obtenido una Green Card de residencia permanente o sean ciudadanos naturalizados.

En consecuencia, también afectará a todas las personas que mantengan contacto en redes sociales con esos inmigrantes.

Vía BuzzFeed