Definitivamente el covid-19 llegó para quedarse. Y en estos tiempos de cuarentena, cermeza y tragonería, los momentos de reflexión también han llegado, pues los memeros han caído en la cuenta que antes salvar a la patria implicaba saber disparar un fusil, mientras que ahora, sólo hay que quedarse en casa viendo Netflix.

Nuestros padres y abuelos vivieron guerras mundiales, devaluaciones del peso, pagar rentas de por vida y tener una veintena de hijos que solo Dios sabe cómo le hicieron para alimentarlos a todos, mientras que las de ahora se preocupan por decorar bien su isla de Animal Crossing o mantener a flote su número de likes en Instagram.

Es por ello que, para representar esta y otras muchas situaciones, han llegado al quite el doge mamado y el cheems para ilustrarnos la dura vida que llevaban nuestros ancestros y la vida de cristal que tenemos ahora.

1.

2.

3.

4.

5.

6. 

7.

8.

9. 

10.

11.

12.

13.

14.

15.

16.

17.

18.

19.

20.

21.

22.

23.

24.