Por medio de un financiamiento de la Universidad del Mar de Huatulco, Oaxaca; se obtuvo el vehículo operado a distancia (ROV por sus siglas en inglés), modelo Seawolf de la empresa TTRobotics, que es una de las principales herramientas del experto en biología marina e investigador: el maestro Eduardo Ramírez Chávez.

El maestro Chávez dentro de sus investigaciones en la UMAR, inició un proyecto de modelado 3D, que por medio del uso de cámaras fotográficas de alta resolución y el ROV permitirán la reproducción tanto virtual como física del fondo marino de aquella zona de la costa oaxaqueña.

Desde el 2016, dicho investigador comenzó con este proyecto que comenzó con la captura de información fotográfica de alta resolución, en un transecto de 250 metros por medio de una cámara GoPro, montada en el ROV, el cual se sumerge 5 o 6 metros y se mueve hacia la derecha o izquierda; mientras avanza toma una fotografía de alta resolución cada 5 segundos en un ángulo de 90° con respecto al fondo marino.

Después en buceo libre se toman fotografías en un ángulo de 45°, con un aproximado de 500 fotografías por cada muestreo. Se introduce toda esta información en un software de uso libre llamado: WebODM, que corre sobre Linux; y finalmente se obtiene el modelo 3D que puede ser virtual o físico, éste último por medio de una impresora de tres dimensiones.

Eduardo Ramírez agregó que: “los modelos impresos de forma tridimensional por el momento están elaborados en una escala 1:20 o 1:25, dependiendo de la superficie explorada. Agregó que en el caso de los modelos virtuales, usan la aplicación gratuita SketchUp y lentes de cartón para visualizar el contenido en 3D.”

Lee aquí la nota completa de la sala de prensa de Conacyt.