carnes_rojas

La carne roja ha ido adquiriendo mala fama a lo largo del tiempo, las razones son variadas. Mas es necesario tomar en cuenta que también hay diversos mitos que rodean su abandono. A continuación, Techne les presenta 5 falsas leyendas sobre este proteínico alimento:

 

1. La carne daña los huesos

Mito: El consumo de proteínas de la carne aumenta la acidez de cuerpo y éste toma calcio de los huesos para contrarrestarla, lo que los termina debilitando.

Realidad: Estudios han demostrado que esta teoría es verdad en el corto plazo y que, a la larga, el comer proteínas ayuda a mantener la densidad de los huesos, disminuyendo la posibilidad de padecer osteoporosis.

 

muejr-hamburguesa

2. Los humanos no necesitan comer carne

Mito: Todos los nutrientes que necesita el cuerpo pueden ser encontrados en la naturaleza, por lo que no es necesario comer carne.

Realidad: Una alimentación omnívora es más completa. La carne contiene una tremenda variedad de nutrientes y es fuente de vitaminas y proteínas que son difíciles de encontrar en otras comidas.

 

3. La carne roja engorda

Mito: Una dieta en la que se incluyen carnes rojas es más rica en grasas y calorías, lo que hace engordar.

Realidad: Las proteínas presentes en la carne roja tienen la propiedad de aumentar la velocidad del metabolismo, quemando más calorías. Además, una dieta rica en proteínas hace que nos sintamos satisfechos y por ende, que comamos menos.

 sobrepeso-sexo

4. Las carnes rojas causan cáncer

Mito: Una de las creencias más arraigadas es que el consumo de carnes rojas aumenta las posibilidades de padecer cáncer. Esta afirmación tiene algo de razón. La carne roja procesada, en la que se utilizan conservadores y químicos para mantenerla fresca, sí puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de colón.

Realidad: La carne no procesada o fresca, que se puede encontrar en mercados orgánicos o carnicerías de calidad, no es dañina para el organismo humano.

 

5. La carne roja se pudre en el colón

Mito: Hay muchas personas que prefieren no consumir carnes rojas ya que creen que no se digieren de forma adecuada en el estómago e intestino delgado, por lo que partículas completas llegan al colón, donde se pudren.

Realidad: Las carnes rojas son atacadas por las enzimas y ácidos estomacales, las que la descomponen por completo y lo que pasa por el colón son desechos tal como los que dejan otros alimentos.

 

vegetarianismo-48