Aunque parezca difícil de creer, no han pasado ni los primeros quince días del 2018 y Apple ya enfrenta la controversia de explosiones provocadas por el sobrecalentamiento de las baterías de dos iPhones en Europa.

La primera ocurrió el 09 de enero en Zúrich, Suiza, en donde la explosión dejó como saldo ocho heridos leves y obligó a evacuar a unas 50 personas de una Apple Store. De acuerdo con el informe, la batería se reventó hiriendo en la mano al técnico que manejaba el iPhone y provocando una nube de humo que hizo que desalojarán el lugar.

El nuevo suceso se presentó el día de ayer, 11 de enero, cuando se reportó la explosión de la batería de un iPhone dentro de una Apple Store en Valencia, España, lo que provocó pánico entre los clientes y la intervención de la policía y los bomberos, pero afortunadamente no hubo heridos de ningún tipo.

Lamentablemente, hasta el momento Apple no ha emitido un comunicado oficial, y no hay información sobre los modelos que explotaron, pero debido a reportes de usuarios podría tratarse de iPhone 8 y 8+, pues se reportó que se inflaban al conectarlos a la corriente eléctrica. Además habrá que recordar que, a finales de diciembre la compañía reconoció que ralentiza intencionadamente los teléfonos más antiguos cuando se descarga una nueva actualización del software.

Comentarios