Modo Oscuro

Microsoft, Nintendo y Sony advierten de que los aranceles impuestos por el presidente de EE.UU., Donald Trump, a los productos chinos perjudicarán gravemente a la industria de los videojuegos y harán que los consumidores estadounidenses tengan que pagar 840 millones de dólares más por las consolas, según un comunicado conjunto citado este miércoles por Vice.

En la carta, dirigida a la Oficina del Representante de Comercio de EE.UU. (USTR, por sus siglas en inglés), las compañías dicen apreciar “los esfuerzos de la Administración por proteger la propiedad intelectual y preservar el liderazgo de las altas tecnologías en EE.UU.”, pero advierten que el “daño desproporcionado causado por estas tarifas a los consumidores y las empresas estadounidenses debilitará y no fomentará estos objetivos”.

En la misiva las empresas indican que el 96 % de todas sus videoconsolas producidas el año pasado se hicieron en China, y que se reconfigurar toda su cadena de suministro para evitar los costos y cumplir con la normativa vigente sería inmensamente perjudicial para el sector. Asimismo, argumentan que la cadena de suministro de las videoconsolas se ha desarrollado en el país asiático a lo largo de muchos años, y recalcan que trasladarla a EE.UU. u otro país aumentaría significativamente los costos de producción.

“Las tarifas interrumpirían significativamente los negocios de nuestras compañías y agregarían costos significativos que reducirían las ventas de las videoconsolas, los juegos y los servicios que impulsan la rentabilidad de este sector del mercado”, se lee en el comunicado. En la misma línea, el texto incide en que un aumento del 25 % en los aranceles podría poner sus nuevos productos fuera del alcance del poder adquisitvo de muchas familias estadounidenses.

La guerra comercial entre Washington y Pekín se recrudeció a primeros de mayo después de que EE.UU. aumentara los aranceles a una serie de productos importados desde China por valor de 200,000 millones de dólares anuales. En respuesta, las autoridades chinas fijaron desde comienzos de este mes gravámenes a las importaciones de artículos estadounidenses por 60,000 millones de dólares.

Fuente: RT

Comentarios