Desde que compré mi primer iPhone 3GS siempre había adquirido esa marca de teléfono, de hecho ni siquiera había usado Android. Me parecía un buen sistema operativo pero estaba conforme con el de Apple, sin embargo, con la salida del Galaxy S7 edge con esas atractivas curvas y desempeño sobresaliente, me hicieron dudar a la hora de cambiar mi antiguo iPhone.

El iPhone 7 se veía atractivo pero no tanto como para justificar un desembolso tan grande, así que cuando vi que el Galaxy S7 edge estaba disponible por menos dinero, me empecé a imaginar lo que sería trabajar día a día con un teléfono Samsung, y por ende, con Android. Vi cientos de horas de videos y comparativas, en casi todas el Galaxy ganaba por poco y se me hacía maravilloso que el S7 tuviera ya algún tiempo en el mercado y compitiera con el iPhone 6s y el iPhone 7. ¿Acaso el S7 era tan bueno como decían?

Me decidí por el S7 como mi siguiente adquisición. Cuando llegó el paquete y abrí la caja, fue amor a primera vista. Realmente estaba frente a un producto sólido, de excelente acabado y de un atractivo que no me sorprendía desde mi viejo iPhone 3GS. Lo encendí y tan acostumbrado estaba de ver el logo de la manzana que cuando ví la leyenda “Samsung Galaxy S7 edge” me cayó el veinte: mi experiencia con Android había comenzado.

No lo voy a negar, el teléfono ha cumplido y superado todas mis expectativas, era justo lo que esperaba. Una cámara increíble, una fluidez excepcional y miles de opciones esperando ser descubiertas pero, poco tiempo después llegó mi primera decepción.

Fue raro, hasta infantil: al querer escribir un mensaje vi que escribía mal algunas palabras. Al principio lo atribuí a mi velocidad de escritura, pero después me dí cuenta que pasaba algo extraño: al presionar la letra “u”, se presionaban al mismo tiempo la “y” y la “i”, letras que están una a cada lado de la letra “u”. No podía ser, tal vez el teclado “Samsung” (el que trae activado por default) estaba mal configurado pensé. Después comprobé que no sólo le pasaba a la “u”, también a la “j” y la “b”. ¿Qué estaba pasando?

Empecé a buscar otros teclados, con la total seguridad que era el teclado Samsung e instalé el Gboard de Google. Nadamás instalarlo me di cuenta que el problema no era el teclado pues ocurría lo mismo, aunque debo admitir la genialidad del teclado predictivo pues hasta el día de hoy me predice la palabra “hkyisdicción” como “jurisdicción” ufff qué alivio. Pero el problema persistía.

Entonces ¿cuál era el problema?

Se me ocurrió una idea: tomar cualquier imagen y dibujar sobre ella. Al hacerlo, apareció el problema en toda su magnitud; toda una franja vertical de la pantalla (aprox. 1.5 cm. de ancho) no respondía al tacto. Era toda una franja de insensibilidad de la pantalla, simplemente no respondía y obviamente pasaba sobre la “u”, la “j” y entre la “b” y la “n”.

¿Qué dijo el soporte técnico de Samsung?

Que vaciara la caché de mi teclado porque otra cosa no podía ser. Negativo. Al día de hoy tengo que reiniciar mi teléfono porque ahora ya pasó a la locura: se abren apps y se seleccionan opciones sin tocar nada, deja de responder toda la pantalla por completo mientras escribo y debo bloquear/desbloquear el teléfono. Cuando pasa eso reinicio y vuelta a empezar. Ni hablar de la mayoría de las aplicaciones donde los gestos con el dedo simplemente no funcionan.

Lo desesperante es que debo mandar el teléfono a que lo revisen (meses), luego hacen el cambio y me lo mandan (otros meses) y al final es tiempo perdido para mi que necesito trabajar con la potencia que me ofrecen los teléfonos de gama alta.

La frustración

Tengo alrededor de 8 meses con el S7 y como 7 meses con el problema. Lo fácil sería enviar el teléfono al fabricante para que lo revisen pero… pagar una cantidad considerable de dinero por un teléfono de gama alta y que tenga estas fallas tan locas es decepcionante. En el día a día me doy cuenta de lo frustrante que es trabajar en un smartphone defectuoso: palabras mal escritas, botones que se aprietan solos, aparecen de repente otras franjas de insensibilidad táctil, etc. Es terrible ver que otras personas con celulares más modestos puedan escribir sin problemas en su teclado, realmente extraño escribir normalmente en un teclado… como sucedía con el iPhone.

Ni modos, me tocó bailar con la más fea, tal vez esa falla se presente en 1 de 1 millón de Samsung Galaxy fabricados, pero hace que la experiencia del usuario se vaya al traste. De nada sirve tener una extraordinaria pantalla, una excelente cámara y una potencia asombrosa si al final el teléfono no va a hacer lo que tu le digas que haga. Adiós Samsung.