Imagen: NASA/Aubrey Gemignani

La astronauta de la NASA Anne McClain está en el centro de lo que podría ser el primer crimen cometido en el espacio.

El viernes, The New York Times informó que la esposa separada de McClain, Summer Worden, descubrió que alguien había accedido a su cuenta bancaria mientras McClain estaba a bordo de la Estación Espacial Internacional, y la red informática que usaron para acceder a los datos bancarios estaba registrada en la NASA.

Según la historia del NYT, Worden presentó una queja ante la Comisión Federal de Comercio acusando a McClain de “robo de identidad y acceso indebido a los registros financieros privados de la Sra. Worden”, mientras que su familia ha presentado una queja ante la Oficina del Inspector General de la NASA.

Durante una entrevista bajo juramento con el Inspector General, McClain admitió que accedió a la cuenta bancaria, pero dijo que tenía el permiso de Worden para hacerlo.

Puede parecer extraño que la primera acusación de crimen espacial no tenga nada que ver en particular con el espacio: es el tipo de disputa matrimonial que ocurre regularmente aquí en la Tierra.

Sin embargo, Mark Sundahl, director del Centro Global de Derecho Espacial de la Universidad Estatal de Cleveland, ve la acusación como una situación esperada dado el creciente número de astronautas que viajan al espacio.

“Cuanto más salgamos y pasemos tiempo allí”, dijo al NYT , “todas las cosas que hacemos aquí sucederán en el espacio”.

Fuente: Futurism