estrella parpadeante
AG Carinae: Una de las estrellas más brillantes de la Vía Láctea. Créditos: NASA, ESA, STScI

Hay muchas estrellas en el universo, y aunque hay muchos tipos diferentes, casi todas brillan de manera constante.

Es por eso que los científicos estaban tan perplejos al descubrir una estrella “excepcionalmente rara”, ubicada hacia el centro de nuestra propia galaxia que parece estar parpadeando.

La estrella en cuestión, que es 100 veces el tamaño de nuestro propio Sol y que ha sido apodada VVV-WIT-08 – donde “WIT” significa, literal, “¿qué-es-esto?” (What is this?) – no desapareció del todo, pero su brillo disminuyó en un factor de 30, haciéndolo casi invisible.

“Ocasionalmente encontramos estrellas variables que no encajan en ninguna categoría establecida, a las que llamamos objetos ‘¿qué-es-esto?’ o ‘WIT'”, dijo el investigador de la Universidad de Hertfordshire, Philip Lucas, uno de los descubridores de la extraña estrella, en una nota de prensa. “Realmente no sabemos cómo llegaron a ser gigantes parpadeantes”.

Los investigadores están considerando numerosas posibilidades que podrían explicar la estrella parpadeante. Una es que algo enorme y oscuro pasó entre nuestro telescopio y la estrella, aunque los astrónomos dicen que eso es estadísticamente improbable. Otra es que se trate de un planeta que esté orbitando alrededor de la estrella, donde este esté rodeado por una enorme nube de polvo que periódicamente la esté bloqueando. Esa segunda posibilidad no sería del todo descabellada, señalan los investigadores, aunque el puñado de otras estrellas que se cree que muestran un comportamiento similar disminuyó muy poco su brillo durante el bloqueo. Una tercera posibilidad apunta a que pueda tratarse de un sistema binario de estrellas.

Por ahora, parecen existir, más o menos, media docena de posibles sistemas estelares conocidos de este tipo, que contienen estrellas gigantes y grandes discos opacos. “Ciertamente hay mucho más estrellas de este tipo por encontrar, pero el desafío ahora es descubrir cuáles son esos compañeros ocultos y cómo llegaron a estar rodeados de discos, a pesar de orbitar tan lejos de la estrella gigante”, dijo el doctor Dr. Leigh Smith. “Al hacerlo, podríamos aprender algo nuevo sobre cómo evolucionan este tipo de sistemas”.