1024_2000

Era inevitable que sucediera y por fin sucedió: BlackBerry ha tirado la toalla y dejará de fabricar nuevos teléfonos.

Según un reporte de ReCode, se llevó a cabo una reunión con inversionistas en donde el CEO de BlackBerry expuso pérdidas este año por cerca de $372 millones de dólares, un poco más que sus ingresos, así que se tomó la decisión de abandonar el desarrollo y producción de nuevos teléfonos.

El CEO comentó que: “La compañía planea ahora terminar todos los desarrollos internos de hardware, y dejará esa responsabilidad a nuestros socios. Esto nos permitirá reducir los requerimientos de capital e incrementar nuestros retornos en el capital invertido.”

La empresa seguirá comercializando el DTEK50, su más reciente modelo, mientras preparan los cambios de la reestructuración, que se enfocará principalmente a generar ingresos con su división de software.

Sorprende mucho cómo una empresa que llegó a ser la No. 1 del mundo en smartphones ahora plantea un futuro muy incierto, pero por ahora es lo único que puede hacer para salvarse de la quiebra.