La Sociedad Cooperativa de Trabajadores de Pascual, propietaria de la marca Boing, ha dado un paso muy importante en materia de medio ambiente y es que planea quitar muy pronto los popotes de siempre que vienen pegados junto con la tradicional bebida de frutas.

Y es que, Boing, marca 100% mexicana, produce una de las bebidas favoritas por la población, a tal grado, que uno queda insatisfecho si el desayuno no va acompañado de una de estas bebidas.

“Ya estamos visualizando, en el futuro, nuestros envases, sobre todo medianos hacia arriba, todos tengan taparrosca, con la finalidad de que se vaya disminuyendo el consumo del popote y plástico”, afirmó Salvador Torres Cisneros, presidente de la firma.

Aunque la mayoría de las presentaciones de la bebida sí podrán cambiar a la taparrosca, “hay presentaciones que tal vez no serían posibles, pero sería una cantidad mínima”, afirmó Torres Cisneros.

El empresario también explicó que para el año que entra esperan que el Boing de medio litro sea de los primeros en tener la tapa. Sin embargo, todo esto requiere de una fuerte inversión y en materia de impuestos, Torres Cisneros pidió “cancha pareja” para las empresas del sector de bebidas a la nueva administración del gobierno federal.

“En la parte de impuestos, ahí no hay cancha pareja, mientras la competencia no paga impuestos por los productos que incluso tienen menor contenido de fruta nosotros sí pagamos, estamos pidiendo cancha pareja, hemos hablado con autoridades de Hacienda, no ha sido posible, no queremos que nos exenten, nuestro trabajo es que queremos las condiciones parejas”, aseguró.

Esperemos que más empresas se sumen a esta nueva forma de fabricar sus productos, para tratar de detener el cambio climático producido por la actividad humana y dejarle a nuestros hijos un mejor planeta.

Comentarios