Las asistentes virtuales como Siri o Cortana, muchas de las veces son una gran ventaja, sobre todo cuando te encuentras en situaciones en las que tienes las manos ocupadas o simplemente cuando es más práctico, como saber el título de una canción que está sonando a tu alrededor. Y aunque ya existen muchos comentarios fatalistas sobre el poder que le estamos delegando a las máquinas, seguimos confiando en que ese es el futuro de la tecnología.

Pues bien, aunque pareciera una nota sacada de una historieta cómica, es algo que sucedió en Hamburgo, Alemania; hace no mucho y que hará que a más de uno se le erice la piel del miedo. Resulta que un individuo en Alemania llegó a tener un problema con la justicia de aquel país debido a ni más ni menos que a Alexa, la asistente virtual de Amazon.

Oliver Haberstroh un habitante de la ciudad alemana de Hamburgo adquirió un Amazon Echo y estaba impresionado con su desempeño, pero tras regresar a casa, se sorprendió millones de veces más. Debido a que la policía tenía la copia de la nueva chapa de su casa, la cuenta del cerrajero, además de una fuerte llamada de atención.

Resulta que Oliver dejó su casa para ir con unos amigos y en su ausencia, por la noche Alexa la asistente virtual de Google, sin el control del dueño, ni de nadie, en un lapso entre las 1:30 y las 3:00 A.M. puso la música a todo volumen, tras los hechos los vecinos molestos llamaron a la policía, quienes llegaron a su domicilio y como nadie les abría derribaron la puerta del departamento de Oliver, para descubrir que éste estaba vacío y que se trataba de Alexa que produjo sola este altercado.

Amazon al respecto aclaró que no se trata de un error, sino que remotamente el usuario accedió a alguna app de música y generó el escándalo, pero bueno al menos se portaron buena onda y absorbieron el costo de la chapa.

Comentarios