d2

Escuchar música mientras manejamos es normal. No obstante, deberíamos saber que existen canciones que nos podrían resultar letales cuando estamos al volante. La Cabalgata de las Valkirias de Wagner, por ejemplo, tiene la capacidad de alterar nuestra percepción de forma inconsciente.

Nuestro cerebro permite ajustar o alterarla nuestro sentido de la percepción de forma instintiva. La idea de tiempo tiene un alto componente subjetivo con el que precisamente puede jugar la música, alterándola hasta incluso trasladarnos a un universo temporal en donde las horas son capaces de detenerse por completo o de ir tan rápido que parecen inalcanzables.

Diferentes estudios ponen claros ejemplos de cómo la música es capaz de secuestrar o apropiarse la percepción que tenemos del tiempo que está efectivamente transcurriendo mientras la escuchamos.

En bares, la música con un tempo lento invita más a consumir mientras que en supermercados, los estudios cifran en un 38% más el tiempo que pasa un comprador si la música de fondo es también lenta. En este entorno, curiosamente no es recomendable tener música habitual pues los clientes pasarán más tiempo en la misma sin ser conscientes de ello cuando hay música que se va renovando.

El efecto de La Cabalgata de las Valkirias al volante. De acuerdo con un estudio del Royal Automobile Club Foundation for Motoring de 2004, esta es la canción más peligrosa para conducir debido a que su agitado ritmo nos hace percibir la velocidad de manera diferente e incita a ir cada vez más rápido.