Corría el año de 2006 y aunque ya se hablaba del impacto de la contaminación ambiental, del efecto invernadero, fue hasta el estreno y difusión del documental Una verdad incómoda que el cambio climático se volvió tema de dominio público y plática de sobremesa, cumpliéndose así con el propósito de la campaña de Al Gore, exvicepresidente de Estados Unidos, para “educar a los ciudadanos” sobre el calentamiento global.

Sin embargo, tiempo después un grupo de hackers mostraron documentos y correos electrónicos como evidencia de que muchas de las cifras mostradas en el documental fueron alteradas; además de que varios detractores y científicos escépticos de Al Gore y del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, señalaron las mentiras en las afirmaciones del documental y mostraron su rechazo a la tesis de que el cambio climático es provocado al 100% por los seres humanos puntualizando en que el calentamiento global es un ciclo natural y necesario para el sistema solar. ¿Cuál será la teoría correcta? ¿Qué intereses se persiguen? y ¿por qué la necesidad de maquillar la información al grado de desaparecer los estudios y análisis verídicos sobre la situación actual de nuestro planeta? Una vez más estamos frente a la manipulación de la información en manos de unos cuantos, para mostrarnos una verdad incómodamente a medias.

 De la fama a la sospecha

Al Gore es un político, abogado y filántropo estadounidense que fungió como vicepresidente durante la administración de Bill Clinton. Posteriormente,  fue candidato del Partido Demócrata para la elección presidencial de 2000 y, a pesar del voto popular, perdió contra George W. Bush. Además de su labor como político, se ha destacado como activista medioambientalista; fundador de la Alianza para la protección del clima y cofundador y presidente de la Generation Investment Management.

En 2006 publica Una verdad incómoda, documental que además de recaudar 24 millones de dólares en Estados Unidos y 26 millones de dólares en el extranjero, obtuvo varios premios, entre los que destacan: Un Grammy (álbum mejor hablado), dos Óscares (mejor documental y mejor canción original). Por si fuera poco en 2007 Gore fue galardonado, junto al Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, con el premio Nobel de la Paz por los esfuerzos realizados para construir y difundir un mayor conocimiento sobre el cambio climático provocado por el hombre; además de puntualizar en las medidas necesarias para contrarrestar dicho cambio.

Como últimos datos señalaré que es integrante del Consejo de Administración de Apple Inc . y asesor de Google. Ahora bien, ¿cuál es la relevancia de mostrar esto? Es evidente que las cuestiones sobre la ecología y el cuidado de nuestro planeta siempre debieron ser una prioridad para todos los seres humanos; sin embargo, no fue así. Este asunto cobró importancia a partir de la creación de una necesidad, es decir, cuando se hizo necesario ser ecológico o “ecofriendly”. Por supuesto que es importante ahorrar el agua, separar la basura, preferir los focos ahorradores de energía, no prender fogatas en las ciudades, etc. Pero siendo honestos, esto no va a frenar el desgaste de los recursos naturales, ni la destrucción del planeta. Las grandes corporaciones son las que, verdaderamente, tuvieron que tener políticas ambientales bien estructuradas y desarrolladas desde principios del siglo XX y no hasta finales, hasta que ya se aprovecharon de una buena cantidad de los recursos naturales y han destruido gran parte del ecosistema. ¿No resulta un poco sospechoso que alguien con tanto poder mediático y con voz y voto en los dos grandes emporios de comunicación persiga un interés personal a través de su “evangelización”?

De una u otra forma, el documental de Al Gore despertó sospechas entre los científicos. Se habla de la alteración de ciertas cifras y, además, que en muchas de sus afirmaciones hay imprecisiones que sólo provocaron escándalo entre los ciudadanos del mundo que fueron señalados como los únicos responsables del calentamiento global, pero volviendo a ser honestos, ¿se realizó algo considerable para contrarrestar aquellos agónicos datos sobre nuestro planeta?

Conociendo al enemigo

A grandes rasgos, la teoría de estos científicos indica que el aumento de las temperaturas en la atmósfera y en los océanos es lo que conocemos como Calentamiento Global. Ésta, amenaza la supervivencia de los seres humanos en todo el mundo en el que hoy se sufren las consecuencias del “efecto invernadero” tales como el derretimiento de los polos y que los mares aumenten su nivel de agua; aumentos de las extensiones de desierto, y las más alarmante: extinción de algunas especies de seres vivos.

Sorprendentemente el 30 de noviembre de 2009, un grupo de hackers mostraron documentos y correos electrónicos que durante 10 años intercambiaron científicos y ambientalistas, con los que concuerda Al Gore, en los que se muestra la existencia de conspiraciones para evitar las publicaciones del grupo de científicos conocidos como “escépticos”, quienes aseguran que el calentamiento global es simplemente un ciclo natural y necesario por el que debe pasar el planeta y el sistema solar y no una cuestión antropogénica.

Asimismo, se dejan ver las intenciones de maquillar los datos para ocultar sobre una aparente tendencia de la Tierra a enfriarse (lo cual tiraría por la borda el modelo climático establecido por ellos), incluso un científico discute la posibilidad de cambiar el periodo de referencia para elaborar el índice de temperatura global. “Por su parte, Tom Wigley le comenta a otro colega que el calentamiento en la superficie terrestre desde 1980 ha sido casi el doble que en los océanos, un dato que no se debe salir a la luz, ya que podría ser utilizado por los científicos escépticos como prueba de que los centros urbanos constituyen auténticas islas de calor, sin que esto nada tenga que ver con el calentamiento global”[1].

Por si fuera poco la manipulación de datos, se pone en evidencia los intereses ocultos de los científicos, en particular de la Unidad de Investigación Climatológica (CRU) de la Universidad de East Anglia, al modificar las cifras en beneficio de las negociaciones que sostenía con las multinacionales Siemens y Exxon (por mencionar algunas). “Funcionarios de la Universidad de East Anglia confirmaron que los archivos habían sido robados de un servidor de la universidad. Sin embargo, añadieron que no podían confirmar que todo el material que circulaba por Internet era auténtico.”[2]

Los escépticos se han encargado de criticar y desmentir las teorías sobre el cambio climático; además, sostienen que detrás de esto se encuentra un gran negocio y una estafa global. Señalan que no hay nada anormal en las temperaturas actuales, que el clima de la tierra siempre está cambiando y que las pruebas científicas no demuestran que el clima dependa del dióxido de carbono, provenga o no del ser humano. Lo explican de la siguiente manera: El CO2 es tan sólo una pequeña parte de la atmosfera de la tierra, de hecho representa un porcentaje del resto de gases que conforman la atmosfera. Por lo cual, el efecto invernadero representa una parte del sistema climático de la tierra.

En el documental La gran estafa del Calentamiento Global (2007), muestran que la teoría del Calentamiento Global causado por el hombre es un engaño, afirmando que está influenciada por factores financieros, políticos e industriales. Según se relata en el documental, Margaret Thatcher promovió este punto de vista sobre el cambio climático con la finalidad de promover la energía nuclear y reducir el impacto de las huelgas en la industria de carbón en Gran Bretaña. Asimismo, que el movimiento medioambiental con la teoría antropogénica busca frenar el desarrollo de los países subdesarrollados. Para ellos, el cambio climático es la fábula de cómo un miedo mediático ha llegado a ser la idea definitoria de una generación.

También cabe mencionar las posturas del geofísico Vincent Courtillot, quien señala que las variaciones de temperatura tienen más que ver con la fluctuación de la actividad solar que con la emisión de gases de efecto invernadero; mientras que el físico Tours François Gervais dice que “el Sol sale de un periodo de actividad intensa que ha durado 8 mil años”, lo que explica, en su opinión, el calentamiento. Y, finalmente, el científico Drieu Godefridi considera que la doctrina del calentamiento es “la mayor impostura intelectual de la ciencia moderna”, en virtud de la cual “se han movilizado más capitales y energías” que nunca antes sobre una base científica.[3] Posturas que difieren de lo que señala Al Gore sobre el calentamiento global y que muestran otras vías de análisis y conocimiento del sistema solar.

En abril de 2016, el entonces candidato, ahora presidente de Estados Unidos, Donald Trump dijo: “Hablando del calentamiento global ¿dónde está? Necesitamos un poco de calentamiento global, hace frío aquí”. La frase provocó molestia en el medio ambientalista, y, precisamente, este comentario es el punto de partida de Una secuela incómoda: la verdad al poder, el nuevo documental de Al Gore, que se estrenará el próximo 28 de julio en el que se mostrarán las devastadoras consecuencias de los eventos climáticos extremos en distintas partes del mundo y las ideas innovadoras (ahora así) para combatir el calentamiento del planeta.

Con lo anterior, sólo se puede concluir que la discusión sobre el calentamiento global es un tema que, conforme más pasa el tiempo, más se encuentra en tela de juicio y más allá de cuestionarse quien tiene mayor responsabilidad: si los seres humanos o la propia naturaleza, los ambientalistas y científicos deberían de ponerse de acuerdo para preservar la vida humana en este planeta, así como los ciudadanos deberíamos exigir a los gobiernos que dejen de velar por sus propios intereses y que se generen políticas ambientales en los sectores públicos y privados para convivir con el planeta de la mejor manera posible.

[1] http://www.libertaddigital.com/ciencia/el-watergate-climatico-la-farsa-del-calentamiento-global-al-descubierto-1276376962/

[2] http://www.nytimes.com/2009/11/21/science/earth/21climate.html?_r=5&hp&

[3] http://www.efeverde.com/noticias/escepticos-del-cambio-climatico-una-especie-en-extincion-durante-la-cop21/