Captura de pantalla 2015-05-18 a las 16.05.50

El concreto es el material de construcción más usado en todo el mundo desde hace dos mil años, cuando los romanos construyeron su famoso panteón. A partir de entonces, los hombres han buscado todas las maneras posibles para crear un cemento casi indestructible.

No obstante, y sin importar que tan cuidadosamente se mezcle o se refuerce, eventualmente se agrieta, y bajo ciertas condiciones, estas rupturas podrías hacer que cualquier estructura colapse.

“El problema de las grietas en el concreto son las filtraciones”, explica el profesor Henk Jonkers de la Universidad Técnica de Delft en los Países Bajos. “Si tienes grietas, el agua pasa a través de ellas… en tus sótanos, en un edificio de estacionamientos. En segundo lugar, si esta agua llega hasta los refuerzos de acero –en el concreto tenemos todas estas barras de acero– y se corroen, la estructura se desploma”.

3

Motivo por el cual, Jonkers ha ideado una forma completamente nueva de darle al concreto una vida más prolongada. “Hemos inventado el bioconcreto… que se repara a sí mismo con el uso de bacterias”, explica el científico.

El microbiólogo comenzó a trabajarlo en el 2006, cuando un tecnólogo en concreto le preguntó si sería posible utilizar bacterias para fabricar concreto que pudiera repararse a sí mismo. Finalmente, tras tres años y muchos retos superados, Jonkers consiguió su objetivo.

El bioconcreto se mezcla como el concreto regular, pero con un ingrediente extra: el “agente de reparación”. Permanece intacto durante la mezcla y únicamente se disuelve y se activa si el concreto se agrieta y el agua entra. “Necesitas bacterias que puedan sobrevivir a las duras condiciones del concreto”, señala el experto. “Es un material similar a la roca, parecido a la piedra, muy seco”.

El concreto es extremadamente alcalino y las bacterias “curativas” deben esperar inactivas durante años antes de que se activen por medio del agua. Si se implementan en los materiales, se podrían obtener grandes beneficios de éstas, pues es la forma perfecta de usar la naturaleza para sobrevivir y mejorar sus estragos.