Modo Oscuro

verimg

Oblatos, Tetlán y Cerro del Cuatro, son las colonias con más prevalencia de niños con leucemia en Guadalajara, según un estudio de la Universidad de Guadalajara (UdeG) y el Centro Médico de Occidente del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Al mismo tiempo, son estas áreas en las que se encuentra una importante cantidad de antenas de telecomunicaciones, por lo que los especialistas de ambas instituciones investigan si es que existe una relación entre ambos factores.

Un equipo de hematólogos, oncólogos, neurólogos, pediatras, además de Jesús Leonardo Soto Sumuano, ingeniero en electrónica y académico de la UdeG, estudian 125 casos de niños con leucemia para saber si dichas antenas son las que inciden en la salud de los menores, también incluirán a los que son atendidos en los Hospitales Civiles, por lo que se tendrá cubierto 92% de casos de esta enfermedad en la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Soto Sumuano, explica que sí podría haber una relación entre cáncer y la radiación que emiten las antenas de telefonía celular, radio, televisión o radiocomunicaciones y agrega que el daño podría ser potenciado por otros factores sociales y ambientales.

Síntomas

La Organización Mundial de la Salud alertó en un comunicado, en 2011, que las emisiones electromagnéticas de radiofrecuencia se pueden considerar como posibles carcinógenos, lo que las equipara en peligrosidad al plomo.

Soto Sumuano explica que este tipo de radiación no ionizante, puede dañar a quienes son más sensibles a las ondas electromagnéticas que emiten. Uno de los primeros síntomas que estas personas podrían presentar son fatiga, náuseas o taquicardia.

Hay empresas que pagan a algunas familias para instalarlas, sin advertirles acerca del daño que podría causar a mediano y largo plazo, la sobreexposición la cual puede estar tan cerca como el techo de una casa, explicó el investigador adscrito al Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA).

El académico manifestó que esto triplica el riesgo para los niños que padecen algún tipo de cáncer, porque reciben el campo magnético en frecuencia baja, 60 hertz, además de estar muy cerca de un alta de radiación que emiten los transformadores que alimentan de luz a esas antenas.

Comentarios