La pandemia del COVID-19 sigue siendo tema de preocupación en todo el mundo, sin embargo, la llegada de las vacunas fue una especie de tranquilidad para la gente, aunque todavía se recomienda no bajar la guardia aún estando vacunados, por lo que se siguen buscando métodos alternativos para curar la enfermedad.

Resulta que expertos de Israel han desarrollado un fármaco que ha logrado curar al 93% de los pacientes que sufrían un cuadro grave de Covid en solo 5 días.

El responsable del nuevo fármaco llamado “EXO-CD24” es el Centro Médico Sourasky, en Tel Aviv. Un fármaco que podría cambiar las reglas del juego, ya que después de haber concluido las pruebas de la fase II, resultó que 9 de cada 10 participantes fueron dados de alta del hospital sin que un solo paciente terminara conectado a un ventilador o intubado.

“El objetivo principal de este estudio fue verificar que el medicamente fuera seguro, hasta el día de hoy no hemos registrado ningún efecto secundario significativo en ningún paciente”, comentó el profesor Nadir Arber al periódico The Jerusalem Post.

El doctor Nadir Arber explicó que, a diferencia de los esteroides (otro tipo de medicamentos utilizados experimentalmente para tratar el COVID-19), el EXO-CD24 no afecta al sistema inmunológico en su conjunto, sino que solo ataca este mecanismo, ayudando a recuperar su equilibrio correcto. Arber ya había estudiado, durante más de 25 años, la molécula CD24, presente en las membranas de las células humanas y su esfuerzo está dando resultados prometedores.

Este medicamento es inhalable y requiere una aspiración diaria, durante unos cuantos minutos. A través de este método, se evita una reacción exagerada del sistema inmunitario del ser humano, ante la presencia del SARS-CoV-2 y la cual es causa del agravamiento de la enfermedad.

El equipo ahora está listo para lanzar la última fase del estudio. Unos 155 pacientes con coronavirus participarán en el estudio. A dos tercios de ellos se les administrará el fármaco y a un tercio placebo. El estudio se llevará a cabo en Israel y también podría llevarse a cabo en otros lugares si el número de pacientes en el país no es suficiente. “Esperamos completarlo para fin de año”, dijo Arber.