¿Quién pensaría que el tema OVNI podría unir a Republicanos y Demócratas en el Congreso de EU?

Al menos, eso es lo que parece estar sucediendo, ya que se está haciendo un esfuerzo bipartidista para desarrollar un programa para estudiar “Fenómenos Aéreos no Identificados” (UAP, por sus siglas en inglés), que es el término que ahora usa el gobierno de los Estados Unidos para referirse a los OVNIs. El programa sería una adición a la Ley de Autorización de Defensa Nacional, y crearía una “Oficina de Vigilancia y Resolución de Anomalías”, informó el medio Politico, que le llamó al programa propuesto una “Oficina OVNI”.

La oficina se establecería para “obtener tanto conocimiento como sea posible” sobre los orígenes y la intención de los UAP, dice la propuesta. También crearía un marco para desarrollar y desplegar nuevas tecnologías con el fin de estudiarlas.

También requeriría informes públicos sobre temas delicados que hasta hace poco se consideraban de poca importancia, incluido si el gobierno tiene materiales de los incidentes de ovnis o datos sobre cualquier efecto biológico o de salud relacionado con cualquier encuentro.

Encabezando el esfuerzo está la senadora de Nueva York Kirsten Gillibrand, quien habló con el medio “Politico” sobre el proyecto.

“Si se trata de tecnología poseída por adversarios o cualquier otra entidad, necesitamos saberlo”, dijo Gillibrand al sitio de noticias. “Enterrar nuestras cabezas en la arena no es ni una estrategia ni un enfoque aceptable”.


Continuó enfatizando la necesidad de supervisión a los UAP y dijo que “puedo contar con una mano el número de audiencias que tuve en 10 años sobre este tema”, que caracterizó como “bastante preocupante dada la experiencia que nuestros miembros del servicio han tenido en la última década”.

Para ayudar a reforzar su caso, Gillibrand ha podido convencer a varios otros congresistas, incluidos los senadores Marco Rubio, Lindsey Graham y Roy Blunt, para que impulsen la enmienda.

Por lo poco o mucho que ha trascendido desde los años 40’s, el gobierno estadounidense lleva décadas investigando el fenómeno, sin embargo, el que ya esté el tema en el Congreso de los EU, permitirá al menos, tener un poco más de conocimiento que los militares han dejado en el misterio.