Modo Oscuro

fun_instagrams

Las fotografías de tus vacaciones, del cumpleaños de tu hermana, de tu primer aniversario… que habitan en Twitter, Facebook, Instagram o cualquier otra red social, ¿te pertenecen?

La reciente batalla legal entre Wikipedia y el fotógrafo David Slater por una autofoto de un mono y los montajes crueles que recibió la hija de Robin Williams han vuelto a abrir el debate sobre dónde están los límites en internet. Y sobre qué le pertenece a quién.

“El gran problema de la red es que muchas veces, aunque uno sea víctima de una acción ilegal y tenga por tanto derecho a recurrir a la Justicia, en la práctica no hay manera de perseguir a los infractores”, explica Gretchen McCord, especialista en información digital, derechos de autor y privacidad en las redes sociales.

facebook-fotos

“Internet se mueve tan rápido y es tan grande que una vez que los contenidos están ahí arriba en ocasiones no puedes hacer nada. No puedes ir detrás de toda esa gente”, añade.

El tipo de casos que atiende esta abogada varía a la misma velocidad que evolucionan los contenidos en internet: páginas como Facebook, muy popular y al mismo tiempo controvertida en materia de derechos y privacidad, cambian sus términos de uso continuamente, lo que confunde aún más a un usuario que no siempre sabe si está siendo víctima de un plagio o robo, ni si él mismo lo está cometiendo.

“Lo primero que hay que saber para entender dónde están los límites es que en internet rige el principio básico de los derechos de autor: el copyright sólo protege la expresión creativa original de una idea, pero no la idea en sí misma. Es muy difícil proteger algo como las ideas”, agrega Marc P. Misthal, abogado especialista en derechos de autor.

Matty-Lapinskas-Instagram-collage1

 

Comentarios