Modo Oscuro
Augusto y Maximino El Tracio según la interpretación de la IA. Imagen: Daniel Voshart

El aprendizaje automático es una herramienta fantástica para renovar fotos y videos antiguos. Tanto es así que incluso se puede dar vida a estatuas antiguas, transformando los bustos de piedra astillada de emperadores romanos muertos hace mucho tiempo en rostros fotorrealistas que nos dan una idea aproximada sobre su aspecto físico real.

Los retratos son creación del diseñador Daniel Voshart, quien describe la serie como un proyecto de cuarentena que se salió un poco de control. Enfocado principalmente en trabajos de realidad virtual en la industria del cine, los proyectos de trabajo de Voshart quedaron en suspenso debido al COVID-19, por lo que comenzó a explorar un pasatiempo suyo: colorear estatuas antiguas. Buscando material adecuado para trabajar, comenzó a abrirse camino a través de los emperadores romanos. Terminó sus representaciones iniciales de los primeros 54 emperadores en el mes de julio, pero esta semana, publicó retratos actualizados y nuevos carteles a la venta .

Voshart le dijo a The Verge que originalmente había hecho 300 carteles en su primer lote, con la esperanza de que se vendieran en un año. En cambio, se fueron en tres semanas, y su trabajo se ha extendido por todas partes desde entonces. “Sabía que la historia romana era popular y tenía una buena audiencia”, dice Voshart. “Pero aún así fue un poco sorprendente ver cómo la gente lo recibió”.

Para crear sus retratos, Voshart utiliza una combinación de diferente software y fuentes. La herramienta principal es un programa en línea llamado ArtBreeder, que utiliza un método de aprendizaje automático conocido como Red Generativa Antagónica (o GAN, por sus siglas en inglés) para manipular retratos y paisajes. En el sitio ArtBreeder, se puede ver una variedad de caras en diferentes estilos, cada uno de los cuales se puede ajustar usando controles deslizantes.

Voshart alimentó a ArtBreeder con imágenes de emperadores que recopiló de estatuas, monedas y pinturas, y luego modificó los retratos manualmente basándose en descripciones históricas, retroalimentándolos al GAN. “Trabajaba en Photoshop, lo cargaba en ArtBreeder, lo modificaba, lo volvía a llevar a Photoshop y luego lo retrabajaba”, dice. “Eso resultó en la mejor calidad fotorrealista”.

Voshart dice que su objetivo no era simplemente copiar las estatuas en carne y hueso, sino crear retratos que parecieran convincentes por sí mismos, cada uno de los cuales tomó un día para diseñar. “Lo que estoy haciendo es una interpretación artística de una interpretación artística”, dice.

Para ayudar, dice que a veces introdujo imágenes de celebridades en alta resolución en el GAN ​​para aumentar el realismo. Hay un toque de Daniel Craig en Augusto, por ejemplo, mientras que para crear el retrato de Maximino el Tracio alimentó al GAN con imágenes del luchador André el Gigante. La razón de esto, explica Voshart, es que se cree que Tracio tuvo un trastorno de la glándula pituitaria en su juventud, lo que le dio una mandíbula de linterna y una estructura montañosa. André el Gigante fue diagnosticado con el mismo trastorno, por lo que Voshart quiso tomar prestados los rasgos del luchador para engrosar la mandíbula y la frente de Tracio. El proceso, como él lo describe, es casi alquímico, y se basa en una combinación cuidadosa de insumos para crear el producto terminado.

Sorprendentemente, Voshart dice que no estaba realmente tan interesado en la historia romana antes de comenzar este proyecto. Sin embargo, profundizar en la vida de los emperadores para crear sus retratos le ha hecho cambiar de opinión. Anteriormente había descartado la idea de visitar Roma porque pensaba que era una “trampa para los turistas”, pero ahora dice que “hay museos específicos a los que quiero visitar”.

Además, su trabajo ya está atrayendo a los académicos, que han elogiado los retratos por dar a los emperadores una nueva profundidad y realismo. Voshart dice que conversa con un grupo de profesores de historia y doctores que le han dado orientación sobre ciertas cifras. La selección del tono de piel es un área donde hay muchas disputas, dice, particularmente con emperadores como Septimio Severo, quien se cree que tuvo antepasados ​​fenicios o quizás bereberes.

Voshart señala que, en el caso de Severo, es el único emperador romano para quien tenemos una pintura contemporánea sobreviviente, el Tondo Severiano, que dice que influyó en los tonos de piel más oscuros que usó en su representación.

Como una especie de agradecimiento a sus asesores, Voshart incluso ha utilizado una imagen de un profesor asistente de la USC que se parece bastante al emperador Numeriano para crear el retrato del antiguo gobernante. Y quién sabe, tal vez esta versión de Numeriano sea una que sobreviva a lo largo de los años.

emperadores romanos
Daniel Voshart

Si quieres saber más sobre el trabajo de Voshart da clic aquí.

Con información de: The Verge

Comentarios