Captura de pantalla 2014-07-19 a la(s) 17.02.40

Blanca Lorena Villarreal, egresada del Tecnológico de Monterrey, desarrolló un dispositivo que permite a las diversas plataformas robóticas detectar y seguir olores determinados; invento de gran utilidad para auxiliar las labores de rescate y búsqueda de personas ante eventualidades como sismos, huracanes o inundaciones.

El sistema olfativo está basado en algoritmos de inteligencia artificial que permiten la detección del aroma de alcohol, pero con algunas modificaciones que lo dejan detectar olores como gases o elementos tóxicos. “En las labores de rescate podría reconocer sangre, sudor u orina humana”, destacó Blanca Lorena Villarreal.

Una serie de sensores químicos que imitan las fosas nasales, y que se encuentran separadas por un tabique, son los componentes principales del aparato que percibe olores específicos. Los datos obtenidos son enviados por radiofrecuencia a una computadora , donde son analizados en tiempo real para conocer el origen y la dirección del aroma, por medio de algoritmos programados.

“A diferencia de otros sistemas olfativos, este tiene la característica de que en cada ciclo de ventilación la cámara de aire se vacía y los sensores están listos para una nueva medición”, explica la doctora Villarreal. De esta forma, la tecnología tarda solo un ciclo en detectar que ha habido un cambio de dirección en la trayectoria del olor, lo que permite al robot realizar el seguimiento más rápido y que pueda “autocorregirse”.

Blanca Lorena Villarreal, autora del invento, ya se plantea el desarrollo de algoritmos que posibiliten una discriminación de olores, para dotar al robot de cierta inteligencia artificial que coadyuve a la toma de decisiones. Por el desarrollo de la “nariz electrónica”, la estudiante ha sido reconocida como una de las jóvenes más innovadoras por la edición mexicana de la publicación MIT Technology Review, del Instituto Tecnológico de Massachusetts.