Modo Oscuro

1373884

Desde la antigüedad, los agricultores tenían la costumbre de mirar al cielo para predecir el clima venidero. Mas, el 2 de febrero era una fecha determinante para saber cómo sería lo que queda de invierno. Pues a partir de este día, quedan más o menos los mismos días de invierno que los ya transcurridos desde el 21 de diciembre, el día más corto del año, que marca el comienzo de la estación invernal.

Debido a la trascendencia de ese día sobre la agricultura, en los países de tradición católica en la Candelaria, Patrona de la isla de Tenerife, se celebra la fiesta de las candelas o velas, o también llamada, del triunfo de la luz, durante la cual se bendecían velas para conmemorar esta fecha tan señalada para los agricultores. Las velas, una vez bendecidas, se guardaban en las casas para alejar los malos espíritus y las tormentas.

En Estados Unidos y Canadá este día se celebra la conocida fiesta de la Marmota, equivalente a la Candelaria. Los granjeros utilizan a estos roedores para predecir el tiempo. Las marmotas, como los osos, hibernan durante el inverno y desde antiguo, tanto en el Viejo como en el Nuevo Continente, se ha observado su reacción en este día especial.

La televisión estadounidense transmite esta tradición en la que a primera hora de la mañana se saca de su madriguera a una marmota, apodada Phil. Si hay sol y el roedor ve proyectada su sombra, quedan seis semanas más de invierno. Si amanece cubierto y Phil no proyecta ninguna sombra, lo peor del invierno ya ha pasado.

Comentarios