139469602640

Te ha pasado que cada vez te es más difícil conciliar el sueño o conseguir despertarte para ir a la escuela o trabajo. No dormir se ha vuelto una situación recurrente y problemática, mas podría tener una sencilla solución, apagar el celular antes de ir a la cama.

Estar cerca de los dispositivos móviles mientras dormimos, es uno de los principales detonantes del insomnio juvenil, población cuya dependencia a la tecnología es total. Sin embargo, lo preocupante es que esta anomalía va en aumento, según explica Reyes Haro Valencia, encargado de la Clínica de Trastornos del Sueño de la UNAM.

“Los jóvenes dejan prendido el celular y lo mantienen cerca de ellos mientras duermen, lo cual les está quitando mucho sueño; provocándoles un síndrome de fase retrasada de sueño”, precisó el experto.

crop
¿En qué les afecta específicamente el celular?

Se van más tarde a la ca­ma y cada vez que despiertan ven la hora o los mensajes y el chequeo les da la sensación de que no han dormi­do. Descansan menos y su sueño es ligero, que debe ser de 60%, se prolonga y el profundo, que es de 20% y propicia el descanso físico y favorece la hormona del crecimiento, disminuye; en el caso del adulto genera fatiga.

Hace unos años el principal motivo por el cual los chicos tenían insomnio era la navegación excesiva en la Web y ahora es el celular. Aquí algunas cifras:

  • El 30% de la población mexicana tiene algún trastorno del sueño.
  • El 25% de los jóvenes afectados duermen mal por el uso excesivo del celular, Internet y los videojuegos.
  • El 76% de los mexicanos duerme cerca de su smartphone y sólo el 17% lo apaga, según una encuesta realizada por Publimetro en 2012.

El doctor Reyes Haro alerta a la población sobre las consecuencias del uso excesivo del celular para el buen dormir, aunque insistió en que esto tiene remedio. La principal recomendación que dio es apagar el dispositivo al dormir y si se utiliza como despertador configurarlo para que se active sólo por la mañana. “El celular es muy malo para la conciliación del sueño. Lo ideal es no tener cerca ningún tipo de estímulo, ni celular ni reloj”, añadió.

Sólo en lo que respecta al buen descanso, dormir cerca del teléfono celular tiene las siguientes repercusiones en los jóvenes, según la Clínica del Sueño de la UNAM:

  • Provoca somnolencia durante las primeras horas de la mañana.
  • Genera problemas de memoria, por lo que disminuye el rendimiento académico.
  • Afecta la conciliación del sueño.
  • En algunos casos provoca depresión a los chicos, por dormir menos horas.
  • Estos males se combaten con un diagnóstico y posterior tratamiento que incluye fármacos.