Algunas fábricas de la empresa TSMC, encargadas de construir el esperado chip A12 de Apple, han sufrido un ataque en sus sistemas informáticos por un virus que podría retrasar la producción de los próximos modelos del iPhone.

El virus en cuestión es muy peligroso, pues es una variante de Wannacry, famoso ransomware que el año pasado puso de rodillas a medio mundo por secuestrar computadoras a cambio de un pago en bitcoins.

La empresa taiwanesa responsable de fabricar microprocesadores, sufrió serios problemas en sus sistemas desde el pasado viernes hasta el lunes. Al parecer la situación ya fue controlada.

Aunque no se ha revelado el posible impacto que pudiera haber tenido este retraso en la producción de chips para sus clientes (como Apple), sí detalló que sus ingresos trimestrales podrían verse reducidos en cerca de una 2%.

Seguramente el nuevo iPhone no sufrirá retrasos significativos, pero de todas formas es preocupante para clientes de la talla de Apple depender de otros fabricantes para construir sus propios chips. De hecho, Apple ya estaría pensando en fabricar sus propios componentes pues tiene el músculo tecnológico y financiero para hacerlo.