sexo

Los organismos no sólo hacen mejores las relaciones sexuales, sino también la comunicación entre las parejas. Y de acuerdo con un estudio realizado por la investigadora Amanda Denes de la Universidad de Connecticut, después de tener un orgasmo las parejas se sienten más dispuestas a compartir información importante entre sí.

Esta espontánea sinceridad se debe a que al alcanzar el clímax sexual, el cuerpo libera una hormona llamada oxitocina. Por tal motivo, la investigadora presta especial interés al momento posterior al sexo. Pues la tendencia a querer comunicar más puede ayudar a que la pareja resuelva problemas o que toquen temas que, por lo general, no se atreven o no tienen tiempo para hablar en el día a día.

Por otro lado, la profesora Amanda Denes y sus colegas estudiaron el rol que tiene el alcohol en la comunicación post sexo. La conclusión a la que llegaron es que, al contrario de lo que produce la oxitocina, también llamada “horomona del amor”, el alcohol puede hacer que la gente hable, pero no siempre de cosas positivas o basadas en un sentimiento real. Esto podría deberse a que esta sustancia disminuye u obstaculiza la capacidad para tener orgasmos.