Modo Oscuro

placodermos

La copulación y la fertilización interna surgió a través de los placodermos, peces prehistóricos que poblaron la Tierra hace 385 millones de años y que hoy desvelan los orígenes de nuestra sexualidad, según un artículo publicado en la revista Nature.

Los placodermos, animales extintos, fueron los primeros ancestros vertebrados de los seres humanos. Estos peces con mandíbulas cortantes medían unos ocho centímetros de largo y habitaban los antiguos lagos de Escocia y partes de Estonia y China.

La investigación muestra que los fósiles machos de los Microbrachius dicki, que pertenece al grupo de los antiarchios de los placodermos, desarrollaron unos miembros genitales huesudos con la forma de una “L” que les permitía transferir el esperma a las hembras, según un comunicado de la Universidad de Flinders, institución responsable de la investigación.

Las hembras desarrollaron pequeños huesos pares para asegurar los órganos masculinos durante la copulación. John Long, paleontólogo australiano quien liderea la investigación, descubrió cómo copulaban estos peces cuando estudiaba un hueso fósil de la colección de la Universidad de Tecnología en Tallin, Estonia.

Este fósil simboliza la forma más primitiva que se conoce de un órgano sexual y el primer uso de una fertilización interna y una copulación como una estrategia reproductiva conocida en los registros paleontológicos, de acuerdo al comunicado.

“Microbrachius significa pequeños brazos. Los científicos estuvieron desconcertados por siglos sobre la utilidad de estos pares de brazos huesudos. Hemos resuelto este gran misterio porque sabemos que servían para la copulación, para que el macho pueda posicionar su miembro en el área genital de la hembra”, indicó Long.

“Nuestras primeras investigaciones publicadas en Nature en 2008 y 2009 de las copulaciones y los nacimientos en los placodermos se referían a grupos más avanzados. Nuestro descubrimiento da cuenta del origen de la copulación a un período más temprano del escalón evolutivo, a todos los animales con mandíbulas, más básicos”, agregó el investigador.

El profesor Long cree que los peces copulaban en una posición lateral lo que permitía que el macho pudiera maniobrar sus órganos genitales en la posición correcta para que este encuentro sexual se produzca, en una especie de baile cuadrado.

Comentarios