micropia_8300-L0x0

Dedicado a las minúsculas criaturas que constituyen dos tercios de los organismos que viven en la Tierra y son esenciales para la vida del planeta, el primer “zoo interactivo de microbios” abrió sus puertas en Amsterdam, Holanda.

El zoo, imaginado desde hace 12 años por Haig Balian,  director del Artis, también director del zoológico animal de la ciudad, costó 10 millones de euros. Y tiene por intención ampliar el concepto humano de naturaleza que sólo se fija en lo grande. “Nosotros queremos mostrar hoy la micronaturaleza”, afirma Balian.

La importancia de los microbios siempre se ha subestimado desde su observación en el siglo XVII por el que se considera padre de la microbiología, el holandés Antonie van Leeuwenhoek.

 Los virus, hongos y bacterias se asocian con frecuencia a enfermedades pero también son esenciales para nuestra supervivencia y tendrán un papel cada vez más importante para el futuro de la humanidad y el planeta.

microbios

Balian explica que “los microbios están por todas partes. Por lo tanto, se necesitan microbiólogos capaces de trabajar en todos los sectores, por ejemplo en los hospitales, con la alimentación o en las industrias petrolera y farmacéutica”.

El interés por la microbiología nunca aumentará si la dejamos sumida en la oscuridad, abandonada en manos solo de unos expertos”, sostiene el director. “Queremos mostrar a los visitantes que todo está relacionado en la naturaleza y los microbios desempeñan un papel fundamental”.

En este zoo, el visitante puede observar cultivos de diferentes variedades de microbios, un modelo gigante de virus Ébola o por medio ojo agrandado al máximo, mirar todos los organismos que viven debajo de sus párpados.

 

Los enamorados podrán besarse delante del Kiss-o-Meter, aparto que indica cuántos microbios se intercambian durante el beso.

 “¿Sabía usted que 700 especies de microbios viven en su boca? ¿O que 70 tipos de hongos viven en su talón?”, sonríe Balian.

a2b5ca63-37b3-4680-8f65-3b13681821bd