elon musk bitcoin

El jefe de Tesla, Elon Musk, denunció este jueves la “locura” de cantidad de energía utilizada para producir bitcoins, en un incremento de su repentino rechazo de la criptomoneda como medio de pago por preocupaciones ambientales.

El bitcoin cayó más del 10% después de que Musk, uno de sus patrocinadores más famosos, tuiteó ayer su decisión de suspender su uso, menos de dos meses después de que Tesla comenzó a aceptarlo como pago por sus autos eléctricos. Otras criptomonedas como el ethereum también bajaron antes de recuperar algo de terreno en el comercio asiático.

“La criptomoneda es una buena idea en muchos niveles y creemos que tiene un futuro prometedor, pero esto no puede tener un gran costo para el medio ambiente”, tuiteó Musk el miércoles.

Musk tuiteó este jueves una gráfica del consumo de energía del bitcoin, afirmando que “la tendencia del uso de energía en los últimos meses es una locura”.

Tesla reveló en febrero que había comprado 1,500 millones de dólares en bitcoins, la moneda digital más grande del mundo, antes de anunciar que lo aceptaría como pago por sus autos eléctricos en marzo. Más tarde, la compañía dijo que recortó su posición en 10% en el primer trimestre.

Los anuncios impulsaron al mercado de las criptomonedas, elevando el precio del bitcoin en cerca de un 20%. Sin embargo, destacaron una aparente contradicción con la reputación del multimillonario Musk como campeón de la tecnología baja en carbono.

Algunos inversionistas de Tesla y activistas medioambientales han sido cada vez más críticos con la forma en que se crea o se “extraen” los bitcoines con computadoras de alta potencia que compiten para resolver complejos acertijos matemáticos en un proceso que consume mucha energía y que a menudo se basa en combustibles fósiles, particularmente carbón.

Musk dijo que respalda esa preocupación, especialmente el uso de “carbón, que tiene las peores emisiones de cualquier combustible”.

Al ritmo actual, dicha “minería” de bitcoin consume aproximadamente la misma cantidad de energía anualmente que los Países Bajos en 2019, según los últimos datos disponibles de la Universidad de Cambridge y la Agencia Internacional de Energía.

Como señalaron muchos en las redes sociales, la noción de que Musk, defensor de la criptografía desde hace mucho tiempo, acaba de enterarse de las emisiones de efecto invernadero vinculadas a Bitcoin, es ingenua en el mejor de los casos, ya que Musk ha seguido de cerca los problemas energéticos a lo largo de su carrera y gran parte del negocio de Tesla proviene de la venta créditos de carbono.

Probablemente todo esto sea una excusa para pasarse a otra criptomoneda o crear la suya propia, pero de que siempre está pensando en hacer más dinero, no hay ninguna duda.

Con información de: Reuters