Un ciudadano francés está demandando a su país de origen después de que le confiscó France.com, el dominio web que poseía desde hace más de dos décadas.


Jean-Noel Frydman, quien nació en Francia pero vive en Nueva York, registró el nombre de dominio France.com en febrero de 1994 antes de lanzar el sitio web en junio de 1995. Según Frydman, el sitio presentaba “información sobre aquel país”: cultura, la comunidad francófila y una sección sobre el turismo a Francia.

Frydman afirma que durante las dos décadas, la página estuvo en “contacto constante con varias entidades y oficinas del gobierno”, y que estas entidades gubernamentales no solo estaban al tanto de la existencia de France.com Inc., sino que lo “alentaron y apoyaron consistentemente”.

En 2015, sin embargo, la nación francesa entabló una batalla legal contra Frydman en un intento de “expropiar” (si cabe el término en terrenos digitales) el dominio “sin ninguna compensación”, y afirmó que Frydman había “registrado el nombre de mala fe y no había sido autorizado por el estado francés para usarlo”.


Esta demanda fue exitosa y en el pasado mes de marzo de 2018, el nombre de dominio de France.com fue transferido al Ministerio de Relaciones Exteriores de ese país.

Para Frydman, la batalla no termina ahí. El 23 de abril, presentó una demanda contra la República Francesa, su Ministerio de Asuntos Exteriores y la Agencia de Desarrollo del Turismo de Francia.

El documento legal, que está disponible en línea, acusa al estado de Francia de “secuestro de nombre de dominio”, c.c.a., ciberocupación.

El abogado de propiedad intelectual Oliver Smith, especialista en litigios comerciales en Keystone Law, dice que la disputa de Frydman es poco común y que solo podría pensar en otro caso similar que involucra a Islandia, que en 2016 entabló una disputa legal con el supermercado británico Iceland por la marca registrada de su nombre.


Smith dice que un país solo tendría propiedad sobre un dominio como France.com “dentro de sus propias fronteras”. Más allá de esas fronteras, afirma, los dominios se rigen por las reglas dictadas por ICANN, la organización que “supervisa el sistema de registro mundial”.

Entonces, ¿Frydman tiene una posibilidad de recuperar France.com?

Smith parece pensar que existe una pequeña posibilidad; “si es inteligente, puede ser capaz de mantener de alguna manera la propiedad del dominio en práctica para cualquier lugar fuera de Francia”, dijo a The Verge.

Vía Mashable y The Verge