kepler 10c

Descubren astrónomos del Instituto Harvard-Smithsoniano la Mega-Tierra, también conocida como Kepler 10c, una gigante rocosa que posee 17 veces el peso de la Tierra y más del doble de su tamaño. Este “Godzilla de las Tierras” desafía todas la leyes conocidas de conformación de los planetas, lo que despierta la curiosidad y el asombro de los científicos, además de abrir la posibilidad de un nuevo encuentro de vida.

Hasta ahora, los expertos aseguraban que los grandes planetas captaban tanto hidrógeno para su formación que se convertían en gigantes gaseosos, como lo es Júpiter; primera teoría descartada. En segundo lugar, el sistema planetario Kepler-10, se formó 3.000 millones de años después del Big Bang, que tiene 11.000 millones de años. Esto significa que, de alguna manera, el universo fue capaz de consolidar rocas incluso cuando elementos pesados como el Silicio y el Hierro eran escasos; por lo que la hipótesis del tiempo también fue descartada.

“Encontrar el Kepler-10c nos dice que los planetas rocosos podían formarse mucho antes de lo que pensábamos. Y si puedes fabricar rocas, puedes fabricar vida”, expresó Dimitar Sasselov, director del Programa Orígenes de la Vida, de la Universidad de Harvard.

El gigante “Godzilla” orbita una estrella parecida al Sol ubicada a 560 años luz de la Tierra, en la constelación Draco. Su movimiento de traslación es de 45 días, lo que hace de Kepler 10c un lugar demasiado caliente para albergar vida. No obstante, su encuentro posibilita localizar actividad en otros planetas de igual composición, girando alrededor de galaxias lejanas.

Kepler-10c fue descubierto por la nave espacial Kepler de la NASA, sonda que busca planetas fuera del Sistema Solar a través del método del tránsito: detecta el debilitamiento de una estrella cuando el planeta pasa por delante de ella. Mas no puede revelar mucho sobre si son rocosos o gaseosos, por lo que un telescopio especial situado en las islas Canarias, en el Océano Atlántico, midió la masa del Kepler-10c.

“Ya que es más denso de lo esperado, está colocado en una nueva clase, con más planetas que probablemente se unan una vez se descubran”, aseguró Xavier Dumusque, autor principal de la investigación.