Tenía que pasar. Apenas salió el OnePlus 5T con esas sorprendentes especificaciones y ya aparecieron las primeras comparativas con el iPhone X. Y es que $500 dólares son una gran diferencia para un público que quiere tener lo mejor en tecnología sin gastar tanto.

El test es directo y sin preámbulos, porque aquí lo que se evalúa es la velocidad de respuesta de ambos terminales, abriendo apps al mismo tiempo, así como regresando a las que quedaron en segundo plano y esperar el tiempo de respuesta de cada equipo. Chécalo:

Durante el test se puede notar que el iPhone X (chip A11 Bionic) abre unos segundos antes las aplicaciones que el OnePlus 5T (Snapdragon 835). Sin embargo, lo mero bueno llega cuando el usuario vuelve a abrir las aplicaciones que están en segundo plano y vaya que los 8 GB en RAM del OnePlus 5T se notan, pues prácticamente mantiene abiertas todas las apps sin hacer esfuerzo para volver al estado donde se quedó, mientras el iPhone X con 3 GB en RAM debe cargar alguna de ellas desde el principio.

Recordemos que ambos sistemas, tanto iOS como Android administran la memoria y los procesos en segundo plano de una forma diferente, por lo que no siempre una prueba de este tipo arroja resultados contundentes. Además los desarrolladores de aplicaciones prefieren agregar algunos efectos visuales de más en una plataforma u otra.

¿Qué te parece?