Modo Oscuro
Efe

China está en medio de una emergencia médica. ¿y el mundo? No tanto, según los expertos en salud.

A finales de diciembre de 2019, funcionarios de salud en China informaron que un coronavirus previamente no identificado, más tarde apodado 2019-nCoV, había infectado a 59 personas en la ciudad de Wuhan.

Para el 24 de enero, el número de personas infectadas por el virus respiratorio llegó a 830, con 25 muertes confirmadas. Dos días después, los funcionarios anunciaron que ambas cifras se habían más que duplicado: al menos 2,000 infectados y 56 muertes.

Las cifras compartidas por los medios chinos estatales el lunes fueron aún peores, con 2,840 casos confirmados de coronavirus y 81 muertes. Cincuenta millones de residentes chinos están ahora en cuarentena, pero eso no ha impedido que 2019-nCoV se propague a otros 11 países, incluidos los Estados Unidos.

Basándonos únicamente en esas estadísticas, parece que estamos presenciando el comienzo de un tipo de catástrofe relegado a películas taquilleras basadas en libros de Michael Crichton, pero cabe preguntarse: ¿es el brote de coronavirus una pandemia? (término que los funcionarios de salud usan para definir una nueva enfermedad que se propaga rápidamente a través de una zona grande y afecta a un número significativo de personas)

No según la Organización Mundial de la Salud (OMS)

“No se equivoquen, esto es una emergencia en China”, dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, a los periodistas el jueves, “pero aún no se ha convertido en una emergencia sanitaria mundial”.

Por lo tanto, la OMS no cree que un virus nunca antes visto que está matando de repente a docenas y que se propague rápidamente por todo el mundo sea una pandemia. Y eso plantea la pregunta, “¿Por qué no?”

En primer lugar, mientras que el coronavirus se está extendiendo rápidamente, el número de personas afectadas sigue siendo relativamente bajo en el gran esquema de las cosas. En comparación, la gripe estacional mata a unas 400,000 personas cada año, y alrededor del dos por ciento de los que contraen la gripe mueren a causa de ella.

Sobre la base del número de casos y muertes conocidos por coronavirus, su tasa de mortalidad es sólo ligeramente superior —alrededor del tres por ciento— y como señaló The Guardian, que en realidad podría ser una sobreestimación, ya que el número de personas infectadas sin saberlo podría ser realmente mucho mayor que las cifras reportadas.

Además, mientras que el coronavirus ha infectado a personas en 12 países, todas las muertes se han producido en uno solo: China. Esto hace que la situación sea más una epidemia —un brote que se propaga rápidamente dentro de una población— que una pandemia.

La situación sigue evolucionando rápidamente, y la OMS decidió que el coronavirus no era una emergencia mundial antes de que el número de muertos iniciara este fin de semana. Y el lunes, dijo que cometió un error al etiquetar el riesgo global para el coronavirus como “moderado” en lugar de “alto”.

Todavía existe la posibilidad de que el brote de coronavirus evolucione al nivel de pandemia. Y si eso sucede, la OMS podría declararla una emergencia de salud pública de importancia internacional, o PHEIC. Esto en esencia enviaría el mensaje de que la OMS no cree que China pueda manejar la situación y que ella y otras naciones deben intervenir.

Por ahora, sin embargo, la OMS parece satisfecha con los esfuerzos de China para hacer frente al brote de coronavirus, así que si bien la situación es ciertamente inusual y aterradora, todavía no es una pandemia.

Fuente: NeoScope

Comentarios