La Administración de Comidas y Drogas de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés), ha aprobado la primera píldora electrónica, que registra si los pacientes han tomado su medicación. La píldora lleva el nombre de: Abilify MyCite, y esta compuesta de un diminuto sensor digerible, que se comunica con un parche usado por el paciente. El parche transmite datos sobre la medicación a un teléfono inteligente, dichos datos pueden ser subidos voluntariamente por el paciente, a una base de datos para que su médico y otras personas previamente autorizadas puedan acceder a la información. Abilify es un fármaco que se usa para tratar enfermedades psiquiátricas como: Esquizofrenia, Desorden Bipolar y como tratamiento complementario para la Depresión.

La píldora electrónica tiene un sensor del tamaño de un grano de sal hecho de silicona, cobre y magnesio. Una señal eléctrica es activada cuando el sensor tiene contacto con los ácidos estomacales, entonces el sensor pasa por el resto del sistema digestivo de forma natural. Un parche que es colocado del lado izquierdo de la caja torácica, recibe una señal varios minutos después de que la píldora es ingerida. El parche a su vez, manda información como: el tiempo en que la píldora ha sido tomada y la dosis a una aplicación de un teléfono inteligente vía Bluetooth. El parche también puede registrar: niveles de actividad, patrones de sueño, pasos realizados, actividad, frecuencia cardiaca, y en la mayoría de los casos debe ser sustituido cada siete días.

El médico y hasta cuatro personas más elegidas por el paciente, incluyendo a familiares, pueden acceder a la información. El paciente puede revocar el acceso a dicha información en cualquier momento.

La píldora ha sido lanzada tras años de investigación y el desarrollo conjunto de una compañía farmacéutica Japonesa llamada Otsuka, y un servicio de medicina digital, llamado: Proteus Digital Health; creadores del sensor. Es un dispositivo que responde al recurrente problema de que los pacientes no tomen su medicación de forma correcta. En datos del gobierno del país vecino, se estima que este problema de que los pacientes no tomen su medicación de manera adecuada, le costó al sector salud norteamericano $ 200 billones de dólares en 2012.

La aprobación de esta píldora abre la puerta para que tecnología de esta naturaleza sea utilizada para observar la correcta medicación de los pacientes de otros padecimientos además de los psiquiátricos.

Expertos en la materia, han expresado su preocupación a cerca de lo que representa la ingesta de dicha píldora en términos de su privacidad. Algunos piensan también, que servirá para generar medidas punitivas en contra de los pacientes que no tomen sus medicamentos de manera adecuada. Algunos científicos como un catedrático de la Escuela de Medicina de Harvard, opina: “que el uso de esta píldora electrónica tiene el potencial de mejorar la salud pública. Pero si se usa de manera inadecuada puede fomentar más desconfianza, en lugar de lo opuesto”.

¿Tú que piensas?

Vía The Verge | The New York Times | The Wallstreet Journal | FDA Press Announcements

 

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here