La tecnología avanza a pasos agigantados y afortunada o desafortunadamente lo que vemos es apenas la punta del iceberg. Recientemente ha salido una tecnología basada en Inteligencia Artificial que genera rostros de personas que no existen.

Las imágenes de las personas generadas se ven sorprendentemente reales y sin embargo, no existen en la actualidad. El sitio “This Person Does Not Exist” despliega rostros aleatorios de personas cada vez que se abre la página o se recarga.

Generando rostros que no existen

Estos rostros se generan gracias a un algoritmo de inteligencia artificial conocido como Redes de Confrontación Generativa (GAN). Específicamente empleando el código subyaciente llamado StyleGan, que fue escrito por desarrolladores de Nvidia.

Este tipo de tecnología representa un enorme potencial en la industria de los videojuegos y tecnología de modelado 3D, sin embargo, también puede ser usada para fines no tan buenos como los famosos deepfakes, donde suplantan el rostro de una persona por otra.

Precisamente para mostrar lo bueno y lo malo de esta tecnología y así crear conciencia, el ingeniero de software de Uber, Phillip Wang creó el sitio “This Person Does Not Exist” para demostrar el potencial del algoritmo.

“He decidido apostar por mi cuenta para aumentar la conciencia pública sobre esta tecnología”, escribió Wang en un publicación en el grupo de Facebook Artificial Intelligence & Deep Learning donde presentó la página.

“Las caras son más fáciles de entender para nuestra cognición, así que decidí poner este modelo específico pre-entrenado. Cada vez que se actualice el sitio, la red generará una nueva imagen facial desde cero a partir de un vector de 512 dimensiones”, añadió.

El algoritmo puede ser encontrado en GitHub para su descarga.

La tecnología no se limita a caras humanas, también ha includo modeos pre-entrenados para gatos, autos y dormitorios.

Para entender un poco más sobre cómo funciona esta tecnología te dejamos un video explicativo:

Tal vez te interese:

Este DeepFake se ve sorprendentemente real de un discurso de Jennifer Lawrence