Modo Oscuro

Cuantas veces hemos visto anuncios de empresas antivirus donde nos dicen que para mantener nuestros dispositivos seguros, es necesario adquirir sus soluciones de antivirus y protección web. Razones como “evitar que te espíen”, “protección contra hackers”, etc, son algunas de ellas que usan para convencer a potenciales clientes. Pero ¿qué pasaría si te dijeran que el mismo software antivirus que promete protegerte también te espía para vender tus datos?

Resulta que una investigación conjunta de Motherboard y PCMag revela cómo Avast, propietaria de AVG, realizó un seguimiento de la información detallada sobre lo que muchos de sus usuarios hicieron en línea. Los datos que recopiló incluyeron lo que las personas buscaron y en las que hicieron clic; desde páginas de LinkedIn hasta búsquedas de PornHub y compras de Amazon. Esa información fue enviada posteriormente a Jumpshot, una subsidiaria de Avast, que ofreció vender esos datos a sus clientes. (Avast dice que los datos de sus clientes no pueden rastrearse a usuarios individuales).

Recordemos que en diciembre pasado, Ondrej Vlcek, director ejecutivo de Avast, reconoció que una de las fuentes de ingresos de Avast es la venta de datos de navegación de los usuarios de su antivirus que recolectan de sus extensiones para navegadores Firefox, Opera y Chrome.

Es una lectura aterradora que muestra el amplio acceso que tienen tanto las aplicaciones en nuestras computadoras como las extensiones en nuestros navegadores, así como cuán amplias pueden ser esas casillas de verificación para “compartir datos” con una empresa.

Compartir información en esta escala es obviamente inaceptable y pocos lo consentirían si supieran cuán extenso y revelador puede ser. Este informe muestra que, sin embargo, está sucediendo, incluso de compañías que esperaría crean soluciones de protección antiespía.

Con información de: The Verge.

Comentarios