Un nuevo estudio presentado en la Conferencia Anual de Biología Experimental, reveló que los edulcorantes presentes en bebidas como los refrescos podrían contribuir a problemas de salud como la obesidad y la diabetes tipo 2.

Aunque ya se sabe que el exceso de azúcar puede producir esta enfermedad, el estudio también incluye a dos edulcorantes artificiales comunes: el aspartamo y acesulfamo de potasio, presentes en las bebidas “light” o de dieta.

¿Tiene una relación estos dos edulcorantes artificiales con la obesidad y la diabetes?

Es probable, ya que en el estudio emplearon ratas de laboratorio vulnerables al desarrollo de diabetes, las cuales fueron alimentadas por una dosis alta de dos azúcares, glucosa y fructosa, y aspartamo y acesulfamo de potasio.

Después de tres semanas los científicos observaron varios cambios bioquímicos en la sangre que potencialmente podrían conducir a alteraciones en el metabolismo de la grasa y la energía.

Desde hace años este tipo de endulzantes sin calorías están presentes en miles de productos. De hecho se considera seguro consumirlos para no subir de peso, sin embargo, este estudio pudiera ser apenas una advertencia para dudar de su supuesta efectividad y permita conocer más los problemas a mediano y largo plazo que producen en el ser humano.