Modo Oscuro

Un equipo de investigadores de la Universidad de California dice que podría haber más agua helada en la superficie de la Luna de lo que se creía anteriormente, y esto podría representar un gran problema para futuras misiones a la Luna.

Al comparar áreas sombreadas que están protegidas del Sol en la superficie de Mercurio con cráteres sombreados similares en la Luna, concluyeron que los depósitos de hielo, a veces de varios metros de espesor, podrían sobrevivir dentro de los cráteres sombreados cerca del polo sur de la Luna.

Según los investigadores, ya que están protegidos del Sol y soportan temperaturas tan bajas como -233 grados Celsius por la noche, los interiores de esos cráteres pueden albergar mucho hielo. Su investigación fue publicada en la revista Nature Geoscience el lunes.

El equipo analizó datos de la nave espacial MESSENGER de la NASA, una sonda robótica que pasó cuatro años en la órbita de Mercurio, y descubrió que que podría haber depósitos de hielo en cráteres permanentemente ocultos de la luz solar.

La evidencia previa recopilada por la sonda LRO de la NASA, que se estrelló contra la superficie de la Luna en 2009, sugiere que algunos de sus cráteres estaban parcialmente compuestos de agua y vapor de hielo.

Un estudio diferente, publicado a principios de este mes por científicos del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, también encontró que estos cráteres del polo sur podrían albergar y retener agua, pero mucho menos de lo que sugiere el equipo de la Universidad de California.

Dado que la Luna carece de una atmósfera, el contenido de los cráteres está expuesto a los impactos de meteoros entrantes y gases ionizados del Sol, conocido como viento solar. Luego, la erosión levanta las partículas de agua hacia el exterior del cráter, donde puede ser detectada por instrumentos a bordo de naves espaciales, como el LRO de la NASA.

“La gente piensa que algunas áreas de estos cráteres polares atrapan agua y eso es todo”, dijo William M. Farrell, director de investigación, en un comunicado. “Pero hay partículas de viento solar y meteoroides que golpean la superficie, y pueden provocar reacciones que normalmente ocurren a temperaturas de superficie más cálidas. Eso es algo que no ha sido enfatizado”.

Es poco probable que aprendamos con precisión cuánta agua queda atrapada en estos cráteres lunares a la sombra hasta que enviemos astronautas para que la vean por sí mismos. Sin embargo, en el mejor de los casos, unos 12,000 cráteres sombreados en la Luna podrían contener potencialmente millones de toneladas de hielo, lo que podría hacer que los planes para establecer una base permanente en nuestro vecino celestial más cercano sean mucho más factibles.

Fuente: Futurism

Comentarios