Recientemente ha ocurrido un avance tecnológico importantísimo, científicos han desarrollado un implante neural que fue capaz de leer los pensamientos de un hombre con parálisis e incapacidad para hablar, y convertirlos en palabras escritas, otorgándole una nueva forma de comunicarse después de que perdió la capacidad de hablar en voz alta tras un grave accidente vehicular que le provocó un derrame cerebral.

“Esto es más de lo que jamás imaginamos que podríamos llegar”, dijo a The New York Times la neuróloga y pediatra Melanie Fried-Oken, de la Oregon Health & Science University, quien no formó parte en el proyecto.

Todo lo que el paciente, conocido como “Pancho”, tiene que hacer es tratar de hablar en voz alta y el sistema captará su intención, decodificará sus pensamientos en palabras específicas y las mostrará en una pantalla, según una investigación publicada el miércoles en The New England Journal of Medicine.

“Demostrar que se puede descifrar el habla a partir de las señales eléctricas en el área motora del habla de su cerebro es revolucionario”, añadió Fried-Oken.

Es un logro impactante. La capacidad de comunicarse claramente sin pronunciar una sola palabra no solo es un descubrimiento a nivel del santo grial en el mundo de la investigación de la interfaz cerebro-computadora, sino que, como informa el NYT, los investigadores ni siquiera estaban seguros de si Pancho era capaz de comunicarse antes de la estudio.

“Esa parte de su cerebro podría haber estado inactiva, y no sabíamos si alguna vez se volvería a activar para que pudiera volver a hablar”, comentó al NYT Edward Chang, Director de Cirugía Neurológica de la Universidad de California en San Francisco y autor principal del estudio.

Por ahora, el sistema sigue siendo imperfecto. El algoritmo que decodifica sus pensamientos adivinó la palabra correcta en aproximadamente la mitad de sus 9,000 intentos. Pero ese número mejoró, señala el NYT, cuando Pancho recitó oraciones que ya habían sido mecanografiadas en una pantalla. Más allá de eso, tanto las palabras individuales como las oraciones completas se volvieron cada vez más precisas gracias a una función similar a la autocorrección agregada al algoritmo.

Usando la tecnología para hablar con el NYT, Pancho llamó al sistema una “experiencia que cambia la vida”.

“Solo quiero, no sé, conseguir algo bueno, porque los médicos siempre me dijeron que no tenía posibilidades de mejorar”, dijo.

“No poder comunicarse con nadie, no poder tener una conversación normal ni poder expresarse de alguna manera, es devastador, muy difícil vivir con él”, agregó en un correo electrónico de seguimiento.