Modo Oscuro

covid 19 efectos cuerpo

Para entender cómo el COVID-19 se propaga por todo el cuerpo, afectándolo de innumerables maneras, los médicos están cultivando una especie de tejido similar a un órgano llamado “organoides”, y los infectan una y otra vez con el virus para ver qué sucede.

Los resultados, informa Nature News, son particularmente preocupantes: los pulmones en miniatura, los hígados, los riñones, los corazones y los intestinos mostraron signos de daño. La serie de estudios revela con sorprendente claridad que el COVID-19 puede causar mucho más que una infección pulmonar.

Existe una lista de historias de sobrevivientes y trabajadores médicos recopilada por SFGate que incluye ataques cardíacos, derrames cerebrales, daño pulmonar a largo plazo, incontinencia, daño en la piel y otras complicaciones graves por supuestos casos “leves” del coronavirus:

“El proceso de la enfermedad del COVID 19 es el peor con el que he trabajado en mis 8 años como enfermera de la UCI.

Cuando dicen ‘recuperado’ no dicen que eso significa que puedes necesitar un trasplante de pulmón. O que puede regresar después con un ataque cardíaco masivo o un derrame cerebral por COVID.”

Esa es solo una de las muchas, muchas historias que se han recopilado sobre las formas en el que el proceso hacia la “recuperación” por COVID-19 no es lineal ni es algo que no se debe temer.

Dicho esto, a pesar de todos sus beneficios, los organoides siguen siendo imperfectos. Por naturaleza, son mucho más simplistas que un órgano de tamaño completo. Y debido a que no están todos conectados en el mismo cuerpo, los médicos solo pueden usarlos para estudiar los impactos en un solo órgano de forma aislada.

“Sabemos que las células mueren, pero no sabemos cómo”, dijo el biólogo de células madre de Weill Cornell Medicine, Shuibing Chen, a Nature sobre su estudio sobre pulmones en miniatura.

Aunque las preguntas permanecen, está claro que esos impactos son graves. Varios estudios encontraron que el coronavirus causó daños graves en varios órganos y puede provocar daños indirectos en otros. También quedó claro que el coronavirus puede infectar y propagarse a través de los vasos sanguíneos, lo que lleva a un caso más grave y generalizado.

Para resolverlo, los biólogos necesitarán desarrollar organoides más sofisticados y realistas e intentar sus experimentos nuevamente, informa Nature.

“Es demasiado pronto para decir cuán relevantes son”, dijo a Nature Bart Haagmans, un virólogo de Erasmus MC que realizó un estudio sobre organoides intestinales.

Con información de: NeoScope

Comentarios