Modo Oscuro
Imagen: Captura de la película “Splice: Experimento mortal”

Por primera vez, un gobierno está apoyando un plan para crear embriones de animales con células humanas y llevarlos a término, dando como resultado un tipo de “humanimal” o mejor dicho: quimera humano-animal.

Según Nature, un comité del Ministerio de Ciencia de Japón aprobó una solicitud de los investigadores para desarrollar páncreas humanos en ratas o ratones, el primer experimento de este tipo que obtuvo la aprobación desde que se revocó una prohibición del gobierno a principios de este año.

“Finalmente, estamos en condiciones de comenzar estudios serios en este campo después de 10 años de preparación”, dijo el investigador principal Hiromitsu Nakauchi al periódico japonés Asahi Shimbun .

Los investigadores habían creado previamente embriones humanos-animales, como embriones de ovejas y cerdos con células humanas, pero esos embarazos se interrumpieron después de unos días o semanas. Este experimento tiene como objetivo llevar a término los embriones de quimera, lo que resulta en el nacimiento de animales humanos reales, vivos y que respiran.

Los científicos realizan este tipo de investigación con la esperanza de que algún día proporcionen una fuente de órganos humanos trasplantables de animales de los cuales ya contamos con la infraestructura para sacrificar, como los cerdos. Los órganos humanos para trasplante son, por demás, escasos.

Para esta investigación, el equipo de Nakauchi diseñará embriones de roedores que no puedan desarrollar sus propios páncreas, luego colocará células madre humanas en ellos con el objetivo de que los embriones desarrollen páncreas a partir de células humanas. Luego trasplantarán los embriones en roedores adultos, pero Nakauchi le dijo a Nature que planean hacerlo con cuidado, primero haciéndolos crecer a corto plazo antes de buscar un nacimiento vivo en algún momento en el futuro. Si demasiadas células humanas entran en el cerebro de los embriones, pausarán el experimento, según Asahi Shimbun.

El diseño del estudio japonés aborda algunas de las preguntas éticas más importantes, como qué sucede si las células humanas ingresan al cerebro de un animal de prueba.

“No creo que sean peores moralmente por la forma en que criamos cerdos para carne, pero mi presentimiento es que la forma de criar cerdos para obtener órganos requeriría una modificación de la forma en que se crían los cerdos [para la investigación]”, dijo Neuhaus. Otra voz importante que se escuchará en este debate es la de las personas que realmente necesitan órganos.

Entonces, en resumen, los animales humanos de 2019 probablemente no sean del tipo que encontrarías tus pesadillas.

Fuente: Gizmodo

Comentarios