Captura de pantalla 2014-10-20 a la(s) 14.36.57

Jorge Torres Solís, es doctor en ingeniería y gerente en una compañía de instrumental geofísico en Toronto, Canadá. Hace cinco años comenzó como programador de sistemas. Hoy, cuenta con un talentoso equipo de ingenieros en electrónica y programadores para hacer desde el software de procesamiento hasta el equipo de colección de datos con el cual se graban señales que se pueden procesar y convertir en imágenes que representan el contenido de lo que hay bajo tierra. Y así, poder encontrar agua en el desierto.

“Es investigación de punta para entender la física de la Tierra. La compañía se encuentra en Canadá, pero las ventas son para todo el mundo. Entre la gama de productos se encuentran los equipos de grabado MTU-5A y V8; los transmisores TXU-30, T3 y T4 que se conectan a la tierra para trasmitir señales de radio, y sensores magnéticos como el MTC-50H y AMTC-30. Es una gama de equipo completa para sistema de medición”, explica el ingeniero.

Si se requiere saber que hay bajo un terreno, se colocan sensores que reciben pequeñas señales eléctricas y magnéticas. Estas se graban, se analizan y al final se genera una imagen que ayuda a saber qué hay bajo ese lugar.

Otro proceso con el que trabaja es una serie de técnicas llamadas “fuente controlada”. En este proceso, un transmisor inyecta señales de radio a la tierra. El equipo de grabación mide cómo (las señales) son modificadas por los materiales que hay dentro de ella. Finalmente el software las procesa y genera una imagen que representa el contenido.

El especialista mexicano explica que con esta tecnología puede verse si en la tierra hay agua, minerales, cavernas o petróleo. El sistema se usa en México en las áreas de investigación de placas tectónicas y exploración minera, y puede aplicarse en exploración de petróleo y energía geotérmica.

Torres Solís, originalmente ingeniero en telecomunicaciones por la UNAM, estuvo en Madrid, España, para estudiar gestión de las telecomunicaciones, después en Inglaterra realizó la maestría en telecomunicaciones y sistemas de información, y el doctorado en ingeniería biomédica en Canadá.

“En el desierto de Nevada, Estados Unidos, montamos pruebas de señal natural. Ahí no necesitamos un transmisor que inyecte corriente a la tierra. Usamos las señales de explosiones solares o tormentas eléctricas que crean corrientes en la tierra, y que el equipo mide desde fuera”, comenta el experto.

El investigador, quien forma parte de la Red de Talentos, Capítulo Toronto se siente “cómodo” en Canadá, donde una considerable parte de la población mexicana tiene perfil gerencial: “los mexicanos tienen fama de ser trabajadores.”