Modo Oscuro

Kaspersky Lab, la famosa empresa rusa de seguridad cibernética, se ha visto envuelta en meses recientes en un escándalo de espionaje internacional por su presunta participación en actividades del gobierno ruso para las elecciones de 2016 en Estados Unidos; sin embargo la compañía se defiende de lo dicho y asegura no haber tenido injerencia alguna, razón por la cual ha decidido entablar una demanda contra el segundo de los vetos federales de ese país del que dicen, son víctima sus productos.

Por tanto, Kaspersky alega que el gobierno estadounidense, a través de la dirección de seguridad interna en Estados Unidos (Homeland Security), está vetando abiertamente sus antivirus, debido a que presumen que Rusia intervino de alguna manera en las elecciones presidenciales en las que salió victorioso Donald Trump; aunque nadie ha podido probar los nexos entre Kaspersky con los rusos, resultando solo en la afectación a sus operaciones en el gran mercado estadounidense.

Por su parte, el gobierno sostiene que Kaspersky tiene capacidad para instalar en sus antivirus algún tipo de control de los usuarios a manera de espionaje y así, de acuerdo a la inteligencia estadounidense, se podría configurar el antivirus para que buscara documentos clasificados en lugar de malware; por lo cual, en su demanda, Kaspersky dice que el comportamiento del gobierno federal estadounidense es anti-constitucional, por lo que solo resta esperar el dictamen del juez de la Corte Federal de Washington.

Pese a todo lo anterior, la Casa Blanca aún no ha determinado poner una sanción a Rusia (si es que hubo intervención) aunque de acuerdo al ciber-zar de la Casa Blanca, Rob Joyce, Kaspersky es un ejemplo de que la administración Trump “está tomando las cosas en serio”.

Comentarios