Modo Oscuro

En una negligencia de seguridad informática en perjuicio del gobierno estadounidense, en 2015 uno de los contratistas del gobierno del país vecino, pudo transferir información altamente clasificada de la NSA a un ordenador casero, cuestión que fue aprovechada por agentes de inteligencia rusos.

Una de las cuestiones más alarmantes fue identificar cómo los agentes rusos pudieron darse cuenta de la negligencia que los llevó a apoderarse de la información, y determinar los archivos, que al parecer contienen detalles de cómo el gobierno estadounidense penetra redes extranjeras y se defiende de ciber-ataques. Debido a que el antivirus Kaspersky tras un escaneo, de alguna forma reportó de la existencia de dichos archivos sensibles.

Por supuesto, esta situación ha sido embarazosa para la NSA, ya que comenzó a trabajar con el contratista en cuestión tras las filtraciones que generaron el escándalo mundial que dio a conocer a Edward Snowden.

Algunas otras filtraciones recientes y según las investigaciones no relacionadas al incidente del que hablamos actualmente son:

  • Harold Martin, también contratista de la NSA, fue acusado de llevar a casa documentos altamente clasificados en 2016.
  • La empresa contratista Reality Winner filtró documentos que indican la intervención rusa en las pasadas elecciones del país vecino.

A pesar de que Kaspersky es una pieza clave en esta nueva filtración, aún no se ha aclarado si la compañía fue consciente del ciber-ataque que sufrían. Sin afán de justificarlos, es muy usual que los antivirus manden informes desde los equipos donde se instalan a los servidores centrales; que en este caso los agentes rusos pudieron haber encontrado y explotado. Si bien dichos reportes son cifrados y transmitidos bajo certificación SSL, existe la posibilidad de que los rusos pudieran capturarlos y descifrarlos, sin alertar ni a Kaspersky ni al contratista en cuestión.

Vía The Wall Street Journal

Comentarios