Modo Oscuro

Principalmente en el país vecino, los padres de familia, han estado utilizando un servicio de monitoreo llamado TeenSafe para asegurar que sus hijos estén protegidos, pero la aplicación supuestamente tiene algunos problemas de seguridad.

Como ZDNet informó por primera vez, dos de los servidores de la compañía, que están alojados en el servicio en la nube de Amazon, quedaron desprotegidos sin una contraseña, lo que significa que las cuentas de miles de padres y sus hijos quedaron expuestas.

TeenSafe permite a los padres controlar los textos de sus hijos, ver el historial del sitio web, registros de llamadas, contactos y aplicaciones de terceros, incluidos los mensajes en WhatsApp y Kik, instalados en un dispositivo iPhone o Android.

Antes de la prohibición de Tinder a los usuarios menores de 18 años hace dos años, TeenSafe, incluso permitió a los padres espiar la actividad de sus hijos en la aplicación de citas.

Descubierto por el investigador de seguridad Robert Wiggins, un servidor tenía 10.200 registros en una base de datos, aunque con algunos duplicados, que contenían los principales correos electrónicos utilizados para registrarse en una cuenta de TeenSafe, así como la dirección de correo electrónico Apple ID del niño (adolescente) asociado.

También en el registro estaba el nombre del dispositivo, su identificador único y las contraseñas de texto para la identificación de Apple del adolescente. TeenSafe requiere que se desactive la autenticación de dos factores para que funcione, lo que significa que había suficiente en la base de datos para que los hackers pudieran acceder a las cuentas.

No se encontraron contenidos como fotos, mensajes o datos de ubicación que pertenezcan a padres o hijos en el servidor. El otro servidor, solo contenía datos de prueba, y no está claro si hay otros servidores desprotegidos.

TeenSafe cerró uno de los servidores al público luego de ser alertado por ZDNet de la vulnerabilidad y dijo que había “comenzado a alertar a los clientes que podrían verse afectados”.

Las aplicaciones de monitoreo para adolescentes han sido criticadas por minar potencialmente la confianza entre padres e hijos e inhibir la capacidad de los niños de aprender a manejar los riesgos.

A pesar de la preocupación, TeenSafe cuenta con más de 1 millón de usuarios en los EE. UU.

Vía Mashable

Comentarios