Captura de pantalla 2015-03-10 a las 13.06.45

La cerveza es una de la bebidas más refrescante y deliciosas que se pueden consumir en tiempo de calor, y por qué no, en cualquier otro momento. No obstante, algunas veces la idea de que esta bebida pueda ser dañina o que engorda hace que la saquemos de la dieta. Mas hoy, en Techne te presentamos algunos de los beneficios que esta sustancia puede tener para tu cuerpo si la consumes de manera moderada. ¡Presta atención y disfruta!

  • La cerveza es baja en grasas, y  si se bebe un vaso de 250 ml, sólo se ganan 90 calorías.
  • Lo mejor es consumirla en su estado más puro, bajo una fabricación natural y tradicional. La cerveza oscura es la más recomendable, ya que está hecha a base de malta, lúpulo y contiene más hierro que la clara.
  • Uno de sus grandes beneficios es que es diurética, razón por la que al consumirla es necesario ir continuamente al baño. Atributo que puede disminuir problemas renales hasta en un 40%.
  • Además de ser más pura, la cerveza oscura mejora nuestro tránsito intestinal, lo que promueve una mejor salud digestiva y evita problemas gástricos.
  • La cerveza contiene una gran cantidad de fibra, por lo tanto es una gran ayudante para eliminar el colesterol malo de nuestro cuerpo.
  • Si te gusta la cerveza, debes saber que estás consumiendo una importante cantidad de complejo B. Estas vitaminas nos llenan de energía, fortalecen nuestros músculos y mantienen la salud de nuestros huesos.
  • El ácido nicotínico de la cerveza nos permite tener un mejor descanso, por eso después de consumirla se siente cierta somnolencia.
  • Gracias a sus antioxidantes y vitaminas, la cerveza funciona como un gran repelente a enfermedades como resfriados, dolores de cabeza o dolores musculares, ya que fortalece nuestro sistema inmunológico.
  • La cerveza es ideal para darle a nuestro organismo la dosis necesaria de ácido fólico.
  • Esta bebida también contiene magnesio, potasio, sodio y muchas proteínas que contribuyen a la salud de nuestro cuerpo.

Así que si tienes una sed que ni el agua calma, échate una cerveza sin remordimientos ya que tu cuerpo la agradecerá (pero sólo una).