La computación cuántica acabará con las criptomonedas y blockchain en 3 o 4 años: expertos
IBM

La tecnología blockchain, en la que está basada el funcionamiento de las criptomonedas, es segura porque está basada en complejos algoritmos y encriptación que realizan una red enorme de computadoras en todo el mundo.

Sin embargo, una de las formas más simples de romper la encriptación es la fuerza bruta, es decir, intentando con todas las combinaciones posibles, pero la compleja encriptación de la blockchain sería un desafío prácticamente imposible para la computadora más potente de la actualidad, pues tardaría miles de años en lograrlo. Pero ¿y si lo intentara una computadora cuántica?

En 2019 Google presentó Sycamore, una computadora cuántica de 54 qbits, capaz de realizar en 200 segundos un cálculo para el que la computadora tradicional más potente del momento necesitaría 10,000 años.

Una computadora cuántica trabaja a nivel atómico, manejando los estados de los átomos, que pueden ser al mismo tiempo un 0 o un 1. Esto rompe el paradigma de la informática tradicional, y abre un nuevo mundo de posibilidades.

Hace unos días, IBM presentó su procesador cuántico Eagle, de 127 qbits. Y anuncia que en 2023 alcanzarán los 1,121 qbits.

A su lado, la Sycamore de 57 qbits de Google parece una PC con Pentium 1.

IBM ha dicho que Eagle no puede ser igualado ni con todas las computadoras de la Tierra juntas. Este tipo de computadoras podría ser una amenaza a cómo funcionan las criptomonedas hoy en día.

La mayoría de las criptomonedas, incluida el Bitcoin, se basan en la tecnología blockchain. Todas las operaciones de minería, compra y venta de bitcoins deben ser aprobadas por el 51% de las computadoras de la red.

Por eso es tan difícil de hackear: ningún hacker tiene potencia computacional suficiente para hackear o reemplazar al 51% de las computadoras de una red blockchain… salvo una computadora cuántica.

Otro punto débil son las claves criptográficas. En cada operación se genera una clave pública a partir de la clave privada y secreta del dueño de cada criptomoneda.

Adivinar una clave privada a partir de una pública requeriría miles de años de cálculos con computadoras convencionales… y segundos, o unos minutos, con una computadora cuántica. El asunto es que ya existen computadoras cuánticas en manos privadas.

Tal como cuenta el experto Divesh Aggarwal, investigador de la Universidad Nacional de Singapur, predijo en 2017 que las computadoras cuánticas estarían listas para romper la criptografía de las criptomonedas, “en una década”.

Hace unos días otro científico, Jian-Wei Pan, creador de una computadora cuántica de 66 qbits, afirmó que apenas quedan 3 o 4 años para que esta predicción se haga realidad.

Hemos puesto las criptomonedas como ejemplo, pero la amenaza se extiende a todas las claves criptográficas: la contraseña del celular, la del router, la de la cuenta del banco, etc.

Entonces ¿le queda poco tiempo a las criptomonedas? ¿surgirá otro modelo criptográfico basado en la computación cuántica? ¿Ya no tendrá sentido encriptar nuestra información? Sólo el tiempo lo dirá.