Modo Oscuro

Ante la crisis ecológica y los retos que enfrentamos como sociedad, la educación ambiental es una estrategia que nos permite encontrar y construir soluciones colectivas, afirmó Dalia Ayala Islas, del Programa Universitario de Estrategias para la Sustentabilidad (PUES) de la UNAM.

Se trata de un proceso para desarrollar conocimientos, valores, actitudes y aptitudes que nos permitan adoptar una posición crítica y participativa respecto a la conservación y utilización de la biodiversidad y otros insumos que nos provee el planeta.

Al acercar a las personas con su entorno se fomenta la reflexión sobre los recursos, la flora y la fauna; en ese sentido se trata de un recurso educativo valioso para mover las emociones, propiciar una reconexión y reconocer que dependemos de otros seres vivos, sostuvo.

Hoy tenemos más conciencia de los problemas ambientales y mayor disposición a abrir espacios y desarrollar habilidades y capacidades destinadas a, entre otras cosas, manejar residuos, optimizar nuestro consumo y cuidar lo que nos rodea, resaltó la responsable del área de Educación Ambiental del PUES.

“En esta área el programa recibe cada vez más solicitudes; los dispuestos a involucrarse van en aumento y sólo necesitan orientación e ideas sobre cómo sumarse a estos esfuerzos”, dijo.

Contamos con una página web y redes sociales (Sustentabilidad UNAM, en Facebook y Twitter) en las que subimos material de nuestra autoría sobre el cuidado del agua y el entorno. También ofrecemos actividades para ahondar en el manejo de residuos, biodiversidad capitalina, riqueza ecológica del país, áreas verdes, ciclos de vida, bienestar, huellas ecológicas y energía, disponibles en el blog sustentabilidadunam.blogspot.mx y descargables en formato PDF, agregó.

Entre 2010 y 2012 impulsamos un proyecto con niños de primaria e impartimos talleres a los alumnos de segundo y cuarto a fin de acercarlos a estos temas mediante propuestas de carácter lúdico diseñadas exclusivamente para estas edades. Con este proyecto también apoyamos a los maestros con información y herramientas didácticas destinadas a la enseñanza en el renglón.

“La educación es fundamental para revertir y prevenir problemas ambientales, aunque algunos no sean remediables del todo”, subrayó.

Desde hace años, en México existen iniciativas que han tratado de difundir y promover nuestra responsabilidad mediante la toma de conciencia; sin embargo, aún hay pendientes al documentar y sistematizar ejercicios y actividades, así como al crear, solidificar y profesionalizar redes afines.

Se han hecho numerosos esfuerzos, pero aislados, por lo cual debemos trabajar más en equipo y establecer canales de comunicación y contacto para intercambiar experiencias y compartir materiales, concluyó.

Fuente: UNAM

Comentarios