Así como lo lees, todo parece indicar que la NASA pronto empezará a tener problemas para lanzar sus cohetes al espacio por falta de combustible, y es que si pensabas que las misiones espaciales llegaban tan lejos con gasolina o diésel estabas en una equivocación.

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA por sus siglas en inglés), utiliza el plutonio-238 para la ignición de los cohetes, sin embargo, el problema del plutonio-238 es que no existe en la naturaleza. Es un isótopo radioactivo que se obtiene bombardeando otros isótopos del grupo de los actínidos como el neptunio-237 que es uno de los elementos presentes en el combustible usado de los reactores nucleares. Para empeorar las cosas, 100 kilos de combustible nuclear irradiados durante tres años apenas ofrecen 700 gramos de neptunio-237. En pocas palabras: el plutonio-238 es extremadamente difícil y caro de producir.

Además, Estados Unidos dejó de producirlo en grandes cantidades en 1988 y, desde 1993 se lo compra a Rusia, pero las reservas rusas también se están agotando y el nuevo programa para la producción de este elemento en Estados Unidos no acaba de arrancar. En 2009 se aprobó un plan para hacerlo, pero hacen falta alrededor de 90 millones de dólares.

Entonces, ¿Existen alternativas al plutonio-238? La respuesta es no. El ser humano conoce 2,900 isótopos radioactivos, pero solo 22 de ellos son capaces de producir la suficiente energía como para alimentar los sistemas eléctricos de una nave mediante emisión de calor. 21 de esos isótopos son demasiado peligrosos porque emiten demasiada radiación. Solo el plutonio-238 ofrece las condiciones ideales de emisión de calor y radiación; otra de sus ventajas es que tarda 87.7 años en comenzar a decaer, lo que lo hace idóneo para misiones que necesitan pasar años en el espacio.

¿Hay solución? Sí, pero no es barata. El Departamento de Energía ha optimizado mucho sus procedimientos de fabricación de plutonio-238, pero sigue siendo un proceso largo y caro. Fabricar 5 kilos de este isótopo para alimentar una sonda espacial requiere invertir unos 77 millones de dólares.

Eso lleva a un problema adicional. Actualmente la NASA tiene solo 35 kilos de plutonio-238, las cuales estiman solo durarán ocho años más, ya que la mitad ya ha comenzado a decaer.

Vía Business Insider

Comentarios