Captura de pantalla 2014-09-11 a la(s) 18.02.43

Todo lo que Apple toca se vuelve popular o al menos eso parece. Ya que a pesar de que la compañía no ha inventado muchos de los dispositivos por los que ha adquirido fama, sí puede decirse que la mejora que brinda a éstos y su clásico estilo, son lo que ha conquistado a sus usuarios.

El acercamiento de Apple a la carga inalámbrica para su nuevo reloj puede ser un momento definitivo para el establecimiento de una tecnología autentica. Los partidarios de la marca prevén un futuro en que los usuarios no se preocuparán por recargar sus dispositivos sino que estos se cargarán casi continuamente, libres de cables de alimentación y advertencias de batería baja.

Hoy la competencia por crear un cargador libre de cables es feroz. Ya que varías compañías tratan de imponer su modelo. No obstante, hay dos agentes principales, además de Apple, que aunque sin mucho que mostrar ya están buscando alianzas que ayuden a mejorar la rentabilidad de sus modelos.

El último teléfono Nexus de Google sí permitía adquirir un cargador totalmente inalámbrico, pero es una minoría que, junto con otros modelos, no llega ni al 2% de los teléfonos inteligentes que hay en todo el mundo. “Hay una gran cantidad de abejas alrededor de esta colmena”, dijo a la agencia Reuters Omri Lachman, CEO de Humavox, una start-up israelí que ha desarrollado su propia tecnología de carga inalámbrica. “Hasta ahora no hemos visto una agregación masiva de carga inalámbrica y hay una buena razón para ello: tres normas para el mismo tipo de tecnología”, apuntó Lachman.

La Aliance For Wireless Power (A4WP), una de las tres alianzas en competencia, que ya cuenta con socios como Intel, Samsung o Qualcomm, explica que “nunca hablan de agotamiento de baterías en ninguno de sus dispositivos. Si miras lo suficientemente lejos en el futuro que estamos viendo un mundo en el que ni siquiera se piensa en la electricidad”.