spotify

Las políticas de privacidad de Spotify han cambiado y con ellas, se ha desatado una avalancha de críticas e incluso usuarios como el creador de Minecraft, Markus Persson han decidido cerrar su cuenta de Spotify. Todo esto después de que Wired analizara a fondo el documento y encontrara unos textos preocupantes para la privacidad del usuario.

La polémica

tech-spotify

Básicamente las nuevas condiciones de privacidad de Spotify nos advierten que el uso de la aplicación implica que puedan recopilar información (casi de cualquier tipo) de nuestro teléfono:

Con tu permiso, podemos recopilar información almacenada en tu dispositivo móvil, como los contactos, las fotos o los archivos multimedia. La ley local podría requerir que tus contactos te dieran su consentimiento para proporciona su información personal a Spotify, que podrá utilizar esa información para los fines establecidos en esta Política de Privacidad.

No sólo eso, también la app desea conocer nuestra ubicación:

Dependiendo del tipo de dispositivo que utilizas para interactuar con el Servicio y de tu configuración, también podemos recopilar información sobre tu ubicación basada, por ejemplo, en tu localización GPS u otras formas de geolocalización móvil (como Bluetooth). También podemos recopilar datos de los sensores (por ejemplo, datos sobre la velocidad de tus movimientos, saber si estás corriendo, caminando o en un transporte)“.

No estando satisfecha, también quiere recopilar información de las Aplicaciones de Terceros, tales como tus likes de Facebook:

Puedes integrar tu cuenta de Spotify con Aplicaciones de Terceros. De hacerlo, podemos recibir información similar relacionada con tus interacciones con el Servicio en las Aplicaciones de Terceros, así como información disponible públicamente en la Aplicación de Terceros. Esto incluye, por ejemplo, tus likes y posts de Facebook“.

En la misma política de privacidad Spotify aclara que si el usuario no acepta los términos, “favor de no utilizar el Servicio“.

La disculpa

1395471707344448036

Antes de que los 20 millones de usuarios suscritos al servicio de pago reaccionaran negativamente, el CEO de la compañía Daniel Ek salió al paso y aseguró que no era su intención y que todo fue un gran malentendido.

El mismo Ek, comentó en un comunicado en el blog oficial de la empresa lo siguiente:

Nuestros nuevos términos de servicios y políticas de privacidad han causado una gran confusión acerca del tipo de información a la que accedemos y lo que hacemos con ella. Nos disculpamos por ello. Deberíamos haber hecho un mejor trabajo al comunicar estas políticas para evitar malentendidos, y explicar cómo manejaremos la información que elijas compartir con nosotros.

[…]Déjame ser claro, si no quieres compartir este tipo de información (fotos, contactos, etc…) no tienes que hacerlo. Pediremos tu permiso al momento de acceder a cualquiera de estos datos, y solo lo usaremos para situaciones específicas que ayudarán a mejorar tu experiencia con Spotify.

En pocas palabras, si no quieres compartir este tipo de información no tienes que hacerlo, Spotify siempre preguntará al usuario si le permite usar o no su información.

Si bien tiene sentido el uso de la información del usuario (para la empresa por supuesto) tales como el ritmo cardíaco (listas de reproducción para fitness), el uso de la ubicación geográfica (recomendación de listas y música de acuerdo a la zona geográfica), acceder a tus fotos (personalización de tu avatar), el acceso a los contactos, acceso al micrófono del teléfono o a los likes de facebook resulta extraño y preocupante.

No es muy lógico que una app de música quiera acceder a (casi) toda la información del usuario. Prácticamente la privacidad del usuario deja de existir si elige aceptar estos polémicos términos de servicio.